UP

¿Cómo proteger a los niños del sol en verano?

Escrito por rev

Durante el verano el sol incide con mayor intensidad, por lo que es importante cuidar la piel de los bebés y los niños con protectores solares específicos. Os contamos cómo proteger su piel.

Si nosotras como adultos cuidamos nuestra piel con todo el mimo del mundo y más cuando vamos a exponerla al sol ¿cómo no cuidar la de los pequeños de la casa? A lo largo del artículo os contaremos qué podéis hacer para que disfruten del verano sin los peligros del sol.

Los estudios muestran cómo cuidar la piel, ya sea con protectores solares que compres como protectores naturales, reducen la probabilidad de sufrir enfermedades de la piel, como son las quemaduras o el cáncer. Por otra parte, el efecto del sol también provoca la aparición temprana de arrugas, manchas y se pierde la elasticidad de la misma debido al envejecimiento prematuro de la piel.

¿Cómo escoger un protector solar adecuado para niños?

Lo primero que tenemos que tener muy en cuenta, y desde ya, es que cualquier protector no es válido. Hay tantas opciones y variedades en el mercado que muchas veces nos volvemos locas buscando el que sea el idóneo pero, una va mirando las marcas y los diferentes modelos, lo que cada una ofrece y todas parecen tan atractivas que ¿cómo escoger la correcta?

Comencemos por lo básico. Lo primero es buscar un protector solar que proteja tanto de la radiación UVA como la radiación UVB y esto lo encontraremos indicado junto con el Factor de Protección Solar (FPS).

El FPS va a variar en función del tipo de piel, no es lo mismo tener una piel muy blanca que una más morena, con la que a lo mejor se puede reducir el número de factor aunque siempre es necesario que se aplique cuando se va a exponer al sol. Debido a que los niños tienen una piel más sensible que la de un adulto, muchos profesionales recomiendan el uso de un factor de protección alto (como el 50 o 50+) para el cuidado de su piel ante el sol.

Además de estas características, busca un protector solar que sea hipoalergénico y que esté libre de fragancias o perfumes.

Consejos para una mayor protección ante el sol

A veces lo que a unos les parece más sencillo, ha pasado completamente desapercibido para otros. Los consejos que os vamos a dar a continuación pueden provocaros sorpresa o simplemente os recordamos algo que ya sabíais pero, atentas por si acaso, más vale un recordatorio que un despiste:

Lo ideal es aplicar el protector solar 30 minutos antes de que se vayan a exponer al sol, pasado este tiempo es cuando se puede pensar que la piel está bien protegida de su incidencia. Llevar una sombrilla y unos juegos para tenerlos entretenidos.

El protector solar tiene que aplicarse tanto en la cara como en el cuerpo. En muchas ocasiones sucede que, como los niños están tan inquietos y quieren irse ya a jugar, una echa crema rápidamente pero hay zonas que se le escapan ¡es lógico! Pero, vamos a intentar prestar atención a las zonas típicas de quemado (como son los hombros) y añadir especial atención a las orejas, el popliteo (hueco detrás de la rodilla) y los pies.

La crema o protector solar hay que echarlo más de una vez al día, una sola aplicación les sirve de protección durante un rato pero no todas las horas que estén expuestos al sol. A modo de aproximación, la crema hay que echarla cada dos horas o un poco menos, dependiendo también de qué hora sea (no incide el sol de la misma manera a todas horas) y hay que aplicarla después del baño.

¿Les echas protector solar aunque esté el día nublado? Si es un sí, bien hecho. El sol sale todos los días del año y los días nublados también. Si te ha despistado el hecho de que no lo sientas con toda su intensidad, no te dejes engañar. Uno puede quemarse también cuando está nublado, es más, sucede con más frecuencia porque uno se confía ¡A echar crema se ha dicho!

Además de las cremas solares, no olvides incluir en tu bolsa de la playa o de la piscina accesorios como un gorrito o una gorra para que pueda protegerse del sol. Puedes incluir unas gafas de sol y una mini tienda, que se usa mucho para los bebés más pequeños y podéis encontrarla por precios bastante interesantes, siendo muy fáciles de montar y trasladar.

Recordar, hay horas al día que es mejor no estar tomando el sol como es al mediodía. Desde la 13 hasta las 17 horas el sol incide con su mayor fuerza, hay que tener mucho cuidado en este horario.
En base a tu experiencia con tus pequeños ¿quieres compartir alguna recomendación más con el resto de mamás?

Unisima

Newsletter