UP

Consejos para la hidratación de los niños en verano

Escrito por rev

Si la hidratación es fundamental durante todo el año para el correcto funcionamiento del organismo, en verano tenemos que estar más pendientes de los pequeños porque aumenta la pérdida de líquidos y ellos, cuando se lo están pasando bien, muchas veces dejan de ser conscientes de la sensación de sed.

Los psicólogos dicen que un niño sano es aquel que es inquieto, que es curioso, alegre, que está en movimiento e incluso, a veces, puede resultar un poco incordio. Partiendo de esta base ¿os imagináis cómo van a estar sudando con ese no parar y el aumento de las temperaturas?

La función de los padres y los cuidadores va a ser estar especialmente pendiente de una buena y correcta hidratación durante estos meses. Esta hidratación se puede hacer a través de diferentes bebidas, tal y como veremos a lo largo del artículo, siendo el agua la más frecuente pero a la que se pueden añadir los zumos o refrescos para momentos muy puntuales.

Consejos para mantener una buena hidratación

La preocupación de todos los padres es que sus hijos estén sanos y felices, lo que muchas veces provoca que uno se convierta en alguien sobreprotector sin darse cuenta. Sobreprotector, agobiante, hiperalerta.

La hidratación es un aspecto fundamental y que hay que cuidar durante todo el año. Con los consejos y trucos que os vamos a dar a continuación veréis cómo podéis llevar a cabo una hidratación adecuada de los niños sin que os suponga un aumento de tensión o de lucha con ellos, sólo hay que encontrar ese punto intermedio.

El agua siempre a mano

Una de las recomendaciones básicas que vamos a haceros es llevar siempre una botellita de agua en el bolso. Tenéis botellas de diferentes tamaños y formatos por lo que no tiene porqué resultar un trastorno, mismamente tenéis el agua natural Pascual que es una opción muy sana y cómoda para tener a mano una fuente de hidratación para los pequeños.

A la hora de darles de beber o pasarles la botella ten en cuenta que los pequeños no beben la misma cantidad de agua que un adulto, por lo que permite que vaya a su ritmo. Puede beber pequeñas cantidades en más momentos sin que tenga que darle un trago enorme a la primera.

Para que resulte mucho más sencillo que quiera beber, intenta tener la bebida a una temperatura agradable. Esto quiere decir que no tengas el agua ni muy fría ni caliente. Tú misma puedes hacer la prueba en casa, cuando la bebida no está a una temperatura idónea, por mucha sed que haya, no bebes lo mismo.

En el caso de que hablemos de bebés y no de niños más mayores, no puedes esperar a que el bebé te pida agua para dársela. Se recomienda darle agua cuando comienza a incorporar también otro tipo de alimentos y, además, ten cuidado de no abrigarle en exceso durante estos meses, al igual que tengas cuidado con el sol escogiendo ropa que transpire, zonas de sombra o sombreritos.

No sólo agua, añade Zumos

El agua es la bebida que todos escogemos para saciar la sed y la que verdaderamente resulta efectiva pero, si quieres potenciar una buena hidratación tanto para ti como tus pequeños, incorpora los zumos a tu lista de bebidas de verano.

Hay tantas opciones con respecto a los zumos que puedes contar con un gran aliado de tu mano. Puedes preparar zumos caseros con sus frutas preferidas o puedes comprarlos ya envasados y dárselo con las meriendas.

¿Se le puede dar refrescos a los niños pequeños?

No seré yo la que te diga que no le des un refresco a un niño pero sí me voy a atrever a decirte que, lo ideal, sería que los refrescos sean para momentos puntuales y no como una bebida habitual.

Todos los refrescos contienen una cantidad importante de azúcar que es mejor evitar, además que no le están aportando nutrientes interesantes. Son mejores las bebidas que hemos citado anteriormente, más sanas y más ricas.

Polos de hielo y helados caseros

¿Has preparado alguna vez polos y helados en casa? Es tan sencillo de preparar y tan fácil que les apetezca disfrutar de un polo o un helado que vas a ver que esto de hidratar a los niños es más fácil de lo que parece.

No necesitas una heladera ni nada por el estilo, sólo unos moldes de polo, las frutas o batidos que quieras junto con una nevera. Además, para que les resulten todavía más apetitosos y pases tiempo de calidad con ellos, puedes preparar los polos con ellos puesto que no tienen ningún peligro si estás pendiente de los pasos que den.

Enséñales a disfrutar de las Frutas

Hay muchas frutas que tienen un alto contenido en agua y esas van a ser tus aliadas para los meses de verano.

Frutas como la sandía, el melón y la piña tienen un alto contenido en agua, tienen un sabor muy refrescante y pueden consumirlas perfectamente. Cuida las presentaciones para que les resulten más atractivas, en el caso de que no les veas muy convencidos.

Unisima

Newsletter