UP

Anemia: Riesgos, Causas, Tratamientos, Tipos y Diagnósticos

Escrito por unisima

La anemia

La anemia (del griego alhaima, falta de sangre) es una baja concentración de hemoglobina en la sangre. La hemoglobina es la encargada de dos funciones principales a nivel circulatorio:

  1. Recoger el dióxido de carbono de los tejidos y transportarlo a los pulmones
  2. Captar el oxígeno de los alvéolos pulmonares y llevarlo a los tejidos Se trata de una proteína rica en hierro que da a la sangre su característico color rojo.

Los niveles normales de hemoglobina en hombres se ubican entre 13.8 a 17.2 gramos por decilitro (g/dL) y en mujeres entre 12.1 a 15.1 g/dL.

En sí misma, más que una enfermedad, la anemia es un síntoma que no se debe pasar por alto, pues puede estar indicando la presencia de enfermedades de consideración.

La sangre se compone, entre otros elementos, de glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas y plasma.

El conteo de los componentes de la sangre varía en función de diferentes factores, entre ellos los más importantes son la edad, el sexo, la altitud sobre el nivel del mar en la cual vive persona y hábitos como el tabaquismo. Asimismo, situaciones transitorias, específicas, como el embarazo o la presencia de una hemorragia externa, pueden cambiar de manera súbita las mediciones. Si bien la carencia de hierro es la causa más común de anemia (anemia ferropénica) su origen puede ser otro. Entre las anemias causadas por carencias nutricionales se cuentan además las producidas por déficit de ácido fólico (folatos), vitamina B12 y vitamina A. Otras situaciones y enfermedades que pueden dar lugar a la aparición de la anemia son la inflamación aguda y crónica, la presencia de parásitos y las enfermedades hereditarias o adquiridas que potencialmente afectan a la síntesis de hemoglobina y la producción o sobrevivencia de los glóbulos rojos, también conocidos como hematíes y eritrocitos.

Los glóbulos rojos son redondos y chatos y, al igual que los blancos y las plaquetas, se producen en la médula ósea. Si bien en algunos tipos de anemia se presenta déficit de glóbulos rojos; en otros, los tres tipos de células de la sangre pueden estar disminuidos.

Hemos seleccionado estos fabulosos artículos para ti:

Aprende las funciones de la Vitamina A en la salud

Los 10 Principales Suplementos de Vitaminas y Minerales para nuestra salud

¿Se le conoce por otros nombres?

Si bien la anemia no se conoce con otros nombres, se le asocia a desnutrición, agotamiento, debilidad, inanición y delgadez.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

¿Cuáles son sus causas?

Causas de la anemia

Las tres causas más comunes de la anemia son:

  1. Producción insuficiente de glóbulos rojos. Ello sucede por:
  • Déficit de hierro
  • Enfermedades reumáticas
  • Aplasia medular (desaparición parcial o total de las células encargadas de la producción de la sangre en la médula ósea)
  • Infiltración de la médula ósea por tumores
  • Insuficiencia renal crónica
  1. Trastornos en la maduración de los glóbulos rojos en la médula, relacionadas con:
  • Deficiencia de Vitamina B12 o ácido fólico.
  • Enfermedades de la sangre como anemias refractarias
  1. Destrucción o pérdida de los glóbulos rojos a una velocidad mayor a la que se producen, a consecuencia de:
  • Hemorragias de cualquier origen
  • Rotura intravascular
  • Alteración de su membrana

En los niños, las causas más comunes de anemia son ferropenia (déficit de hierro), inflamación aguda, talasemia, drepanocitosis, esferocitosis hereditaria, enzimopatías, leucemia, aplasia y eritoblastopenia. En los adultos, ferropenia, enfermedades crónicas, IRC, deficiencias de ácido fólico o Vitamina B12, AHA, esferocitosis hereditaria, FMD, mieloptisis y aplasia.

El origen de las anemias puede estar relacionado a la forma y el tamaño de los glóbulos rojos. Bajo este concepto las anemias se clasifican en Anemia microcítica, Anemia normocítica y Anemia macrocítica.

Te interesará leer: Comprender la Ferritina ¿Cómo son tus reservas de hierro en sangre?

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Según la causa que da lugar a la aparición de la anemia se clasifican en:Hemorragias

  • Anemias por pérdida de sangre: hemorragias
  • Anemias por deficiente producción de glóbulos rojos: idiopáticas, congénitas, aplásicas.
  • Anemias hemolíticas: a consecuencia de ingesta de medicamentos, esferocitosis, por patologías de la hemoglobina, deficiencia congénita de glucosa-6-fosfato deshidrogenasas, por deficiencias en síntesis enzimáticas.
  • Anemias secundarias: A consecuencia de la existencia de otra enfermedad o proceso: Cáncer, cirrosis, epistaxis, SIDA, úlceras, entre otras.
  • Anemias por carencia: de hierro, de vitamina B12, de vitamina B9, eritropoyetina.

¿Quiénes corren el riesgo de padecerla?

Quienes pueden padecer anemia

Aunque cualquier persona, de cualquier edad puede padecer anemia, existen grupos que por su condición o edad están más propensos a tenerla:

  • Hombres y mujeres de cualquier edad con dietas pobres en Vitamina B12: Esto incluye a personas que llevan una dieta rica en comida precocidas y/o sin carne. Los veganos pueden tener un riesgo un poco más elevado de déficit de hierro y vitaminas, ello debido a varias causas, la principal es que la Vitamina B12 solo se encuentra en los productos animales. Aunque algunas legumbres y las verduras aportan hierro, su absorción es menor cuando proviene de las plantas que de la carne.
  • Mujeres en edad de procrear y mujeres embarazadas: las que están en edad de tener hijos, por las pérdidas de sangre producto de menstruaciones abundantes. El embarazado producto de bajas concentraciones de hierro y de ácido fólico, y dilución de la sangre por mayor producción de plasma en los primeros seis meses de gestación.
  • Bebés hasta un año de edad: Incluye a bebés prematuros y los que reciben bien solo leche materna o bien leche comercial que no está enriquecida con hierro.
  • Niños entre 1 y 2 años: Si no reciben suficiente hierro en la alimentación.
  • Mujeres en edad menopaúsica o post menopaúsica: Aunque el requerimiento de hierro es menos, también su absorción puede ser más complicada. Quienes tienen dietas pobres en hierro pueden tenerla.
  • Adultos mayores: Suele estar asociada a enfermedades crónicas, como la artritis, la insuficiencia renal crónica, pérdida de sangre en las heces, leucemia y linfomas, entre otros.

Para más información, mira nuestros artículos sobre:

La importancia del ácido fólico en el embarazo

Hojas Verdes: Efectos Secundarios, Beneficios, Propiedades y Tipos más saludables

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

¿Cómo puede diagnosticarse?

Métodos de diagnóstico

Aunque la anemia suele presentarse con síntomas, no siempre es así, para determinar que una persona tiene anemia tomará en cuenta:

  • Antecedentes médicos y familiares: Al consultar al médico es importante decirle si existen casos de anemia en la familia, así como explicarle sinceramente cuál es su dieta, cuáles enfermedades ha padecido o padece y qué medicamentos, indicados por otros médicos o de venta libre, suele tomar. Toda esta información le dará sostén a su historia médica.
  • Examen médico: Un chequeo completo ayudara en el diagnóstico. La evaluación puede incluir revisar los ritmos del corazón, para determinar si son regulares o existen arritmias; revisar la respiración para determinar si está agitada, palpar en el abdomen órganos como el hígado y el bazo, e incluso un examen pélvico o rectal para explorar otras zonas donde se producen pérdidas de sangre.
  • Pruebas diagnósticas: a través de exámenes de sangre se puede determinar qué tipo de anemia tiene y la gravedad de la misma.
  • Hemograma: Para determinar la cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas de la sangre. Los resultados distorsionados pueden ser tanto un diagnóstico de anemia como de de otros trastornos de la sangre; aunque también puede indicar que existe una infección u otra enfermedad.
  • Otras pruebas o procedimientos: Entre las que se cuentan electroforesis de hemoglobina, para diagnosticar el tipo de anemia; recuento de reticulocitos para determinar la cantidad de glóbulos rojos inmaduros y si la médula ósea los está produciendo a la velocidad correcta; hierro sérico, ferritina sérica, transferrina y capacidad total de captación de hierro, todas ellas para medir cantidad de hierro en sangre.
  • Pruebas de existencia de otras enfermedades como: insuficiencia renal, intoxicación por plomo y carencias de Vitamina B12 y/o ácido fólico.

Signos y síntomas de quienes la padecen

Síntomas de la anemia

Frecuentemente se asocia la anemia con sensación de agotamiento y debilidad, lo que se conoce como cansancio. La anemia se manifiesta como falta de energía para realizar las actividades diarias. Algunas anemias leves pueden cursar sin ningún síntoma y las anemias graves pueden traer consigo signos y síntomas más pronunciados. En general, los signos y síntomas de la anemia son:

  • Sensación de asfixia (dificultad para respirar).
  • Poca concentración.
  • Problemas de memoria.
  • Dolor de cabeza.
  • Extremidades frías.
  • Dolor de pecho.

La anemia grave (o que se prolonga por largos períodos de tiempo sin que la persona reciba tratamiento) puede traer consigo lesiones en diversos órganos del cuerpo porque la sangre no les puede llevar suficiente oxígeno. Por otra parte, quienes tiene enfermedades que comprometen su sistema inmunológico, como cáncer o VIH, pueden hacerse aún más débiles si padecen anemia y disminuir la eficacia del tratamiento que reciben para paliar esas enfermedades.

En ciertos casos quienes tienen anemia pueden sufrir arritmias, es decir dificultades en la velocidad o el ritmo de los latidos del corazón. Las arritmias pueden causar lesiones en el corazón e incluso llegar a la insuficiencia cardíaca.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Si quieres más información mira estos artículos:

Cómo reforzar el Sistema Inmunológico: Consejos y Alimentos

Té especial para Reforzar la Inmunidad

Tratamientos médicos y naturales

tratamientos naturales

Algunos tratamientos naturales para aliviar la anemia se inclinan por obtener hierro de las legumbres, frutas o verdura y otros, además agregarle Vitamina C que permite que el calcio se fije. En otros casos será necesario suplementar Vitamina B12 y/o ácido fólico :

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;
  • Tomar dos veces al día una infusión de hojas de nogal (20 gramos de hojas por cada medio litro de agua) con una cucharadita de aceite de hígado de bacalao y una de polen de abejas.
  • Se mezclan jugo de remolacha con zumo de pomelo (toronja) rojo. Tomar dos cucharadas cuatro veces al día.
  • Hacer un licuado de zanahoria, rábanos, nabo y berro y tomar entre una y dos veces al día.
  • Comer lentejas o arvejas que hayan sido preparadas con cebolla.
  • Hacer un batido que contenga, pelados y picados 1/2 remolacha o betabel, una zanahoria, un tomate, un tallo de apio picado, tres hojas de espinaca, 2 ramas de berro, una ramita de perejil, dos hojas de lechuga y el jugo de un limón en un poco de agua. Tomar recién hecho y repetir tres veces a la semana.
  • Licuar una cucharada de limón, la yema de un huevo y una cucharada de melaza de caña. Tomar tres veces a la semana.
  • En un vaso de leche licuado con semillas de pera y albaricoque. Tomar diariamente un vaso de este jugo por 10 días.
  • Preparar una infusión que contenga alfalfa, bolsa de pastor, cola de caballo y ortiga verde, en una proporción de 4 cucharadas por cada litro de agua. Hervir por 3 minutos y dejar reposar hasta que tenga temperatura de ambiente. Colar y beber, como agua. Si es desagradable el sabor se le pueden añadir algunas gotas de jugo de limón.
  • Infusiones para la anemia
  • Mezclar en un litro de vino blanco 5 cucharadas de semillas de hinojo y dejar macerar por una semana. Colar la preparación y tomar una copita al día.
  • Añadir a la licuadora agua, uvas oscuras y dos ramas de perejil. Tomar un vaso durante dos semanas después de desayunar.
  • Licuar 2 zanahorias, 1 remolacha (betabel) con un poco de agua un par de hojas de ortigas frescas. Tomar 2 vasos al día de este batido. SI es posible agregarle miel y jalea real.
  • Hacer un batido de 3 hojas de acelga, 2 de berros, unas 10 almendras, 1 vaso con leche de soya, 2 cucharadas de avena y el jugo de un limón. Tomar un día sí y uno no.
  • En Flores de Bach se usan rosa silvestre y hojarazo.
  • Al líquido resultante de hervir una alcachofa, se le agrega media taza de avena hasta hacer una crema. Esto se toma un día sí y uno no.

¿Se puede prevenir?, ¿cómo?

Almendras para la anemiaLa anemia podría prevenirse siempre que su origen no sea hereditario. Es decir, cuando se trata de anemias adquiridas por déficit de alimentación o por el consumo de algunos medicamentos. El consumo regular de alimentos ricos en hierro, como el hígado de res, carnes rojas en general y mariscos; verduras de hoja verde como espinacas y berros, así como frutos secos entre los que se cuentan almendras, nueces, ciruelas y pasas y frutos cítricos, para propiciar la absorción de hierro; pueden ser de gran ayuda.

Por otra parte, es importante ante los síntomas y signos de padecer de anemia consultar al médico, para determinar qué tipo de anemia se padece y recibir instrucciones según el caso.

Aprender a vivir con anemia sin riesgos

Consulta médica

Quienes padecen de anemia deben cuidar especialmente su dieta, acudir regularmente a consulta con su médico y seguir las indicaciones que le haga. La anemia puede surgir como consecuencia o de forma simultánea a otras enfermedades, por ello es importante atenderla de forma precoz.

Durante el embarazo, ¿cómo afecta la anemia?

Anemia en el embarazo

El bebé en gestación suple sus necesidades de hierro tomando su parte antes que el cuerpo de la madre absorba la que necesita. Por ello la importancia de que el aporte de hierro de ambos sea el adecuado. Las embarazadas que han padecido anemia durante los primeros 6 meses de embarazo, aumentan su riesgo de tener un parto prematuro, un bebé de bajo peso o incluso un niño que padezca anemia desde su nacimiento.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

La anemia es la complicación más frecuente durante el embarazo, 9 de cada 10 mujeres puede padecerla y se produce por un descenso de los niveles de hierro circulantes en la sangre de la madre. Durante el proceso de gestación circula un 50 por ciento más de sangre que lo normal. Por lo tanto, el cuerpo de la futura madre necesita más hierro con el fin de producir más hemoglobina, para la sangre adicional que demandan el bebé y la placenta. Sin hierro cae la producción de hemoglobina. Las embarazadas deben tomar un 30 por ciento más de hierro.

La anemia durante el embarazo tiene numerosos efectos para la salud del futuro bebé entre los que se cuentan más riesgo de retraso en el crecimiento, menos rendimiento cognitivo, defectos espinales y cerebrales. También eleva el riesgo de aborto involuntario y bajo peso al nacer por lo que es mayor así el riesgo de mortalidad infantil. Finalmente, puede producir complicaciones durante el parto.

Para cubrir la demanda adicional de hierro, vitamina B12 y ácido fólico que requieren las gestantes se recomienda el consumo de alimentos ricos en estos elementos y la ingesta de suplementos que lo contengan. Entre los alimentos, la carne roja es la opción de preferencia, aunque otros alimentos de origen vegetal pueden ser útiles con este propósito, como legumbres, brócoli, espinacas, remolacha, pasas, dátiles, ciruelas y cereales. Normalmente, el médico indica suplementos de hierro que aporten entre 60 y 120 miligramos diariamente.

Te interesará leer: Guía Completa del Embarazo Paso a Paso

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

¿Existe la anemia del bebé prematuro?

Anemia en bebés prematuros

Entre el 7° y 9° mes de gestación, el organismo del feto se ocupa de almacenar reservas de hierro. Por ello, los bebés prematuros suelen sufrir de anemia. En consecuencia, los bebés nacidos antes de tiempo, podrían tener un menor metabolismo celular. Por otra parte, el corazón incrementa la frecuencia cardíaca, por lo que podrían presentar taquicardia.

Otras causas de anemia en el bebé prematuro son:

  • La transfusión de sangre de un gemelo a otro (que ocurre en algunas ocasiones y sin causa aparente en los embarazos gemelares.
  • Anemia antenatal, causada por bien por sangrado placentario crónico o bien desprendimiento de la placenta.
  • Pinzar el cordón umbilical del bebé antes de tiempo.
  • Tomar muestras de sangre a repetición para análisis.
  • Que contraiga infecciones o tenga incompatibilidad sanguínea lo que puede producir la destrucción de un gran número de glóbulos rojos.

A los bebés prematuros, por prevención se le indican suplementos de hierro hasta los 6 meses de edad. En casos de anemia grave puede ser necesario hacerle transfusiones solo de sangre completa o bien únicamente de lo que se conoce como concentrado de hematíes (glóbulos rojos).

Después del parto tiene sus riesgos

Cesárea

En el postparto, también llamado puerperio, algunas mujeres pueden padecer anemia, pero normalmente es una situación temporal. Es producto del proceso de embarazo, en el cual el bebé ha exigido una importante suplementación de hierro y de la importante pérdida de sangre durante el alumbramiento. Cuando se trata de un parto normal, las mujeres pueden perder hasta medio litro de sangre, si tienen al bebé por cesárea la cifra puede alcanzar hasta un litro. En el postparto, la anemia más común es la ferropénica (por falta de hierro) y debe recibir tratamiento de inmediato.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Entre los tratamientos para las mujeres que presentan anemia en el puerperio se cuentan suplementos orales o intravenosos de hierro. Los primeros se indican para los casos más leves, mientras los últimos en situaciones de muy baja concentración de hierro en sangre. En cualquiera de los casos, el médico debe diagnosticar la anemia e indicar el tratamiento para superarla.

¿Hay relación entre la anemia y la diabetes?

Anemia en la diabetes

Es frecuente que las personas que tiene diabetes también padezcan de anemia, especialmente aquellos pacientes deterioro de función renal y quienes presentan valores elevados de proteínas en la orina (proteinuria). La presencia de estas dos condiciones indica que los riñones pueden estar afectados. La enfermedad renal es una de las causas más conocidas de anemia en pacientes diabéticos.

La eritropoyetina (EPO) es una hormona en la sangre encargada de producir los glóbulos rojos. Si el paciente sufre de nefropatía diabética, insuficiencia renal, infecciones o tumores, la producción de EPO se puede ver disminuida o no producirse, y dado que esta hormona le ordena a la médula ósea la producción de glóbulos rojos, al escasear comienza la anemia.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Un tercio de los diabéticos suele padecer anemia y es muy importante conocerlo, ya que la tasa de eventos fatales en quienes tienen las dos condiciones es elevada.

Muchas veces los síntomas de la anemia son confundidos con baja de azúcar o hipoglicemia. Una serie de síntomas o signos de la anemia en diabéticos son fatiga, cansancio, pérdida de cabello y dolores de cabeza y de garganta; y en casos más graves taquicardia y dificultad para respirar.

Te interesará leer: Diabetes: Complicaciones, Causas, los 6 Tipos y cómo Prevenirlas

La alimentación adecuada y alimentos prohibidos

Anemia y fuentes de proteína animal

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Los pacientes con diabetes y anemia deben cuidar las fuentes de los nutrientes, en especial las proteínas de origen animal, pues las complicaciones renales de las dos condiciones traen consigo que los riñones tengan disminuidas las capacidades para procesar este tipo de alimentos. Así. El consumo de hígado, el pollo, los huevos, las carnes rojas, indicado para quienes quieren elevar sus niveles de hierro debe hacerse con cautela. Es preferible inclinarse por pescados como la sardina, el atún, salmón, arenque, anchoa, boquerón y trucha. Se puede incluir algunos mariscos. Como los mejillones, almejas, berberechos y buscar fuentes de hierro en vegetales como la soja (soya), todos los de hoja verde (espinacas, col rizada, berro), granos como los frijoles, lentejas, guisantes, garbanzos mijo o quínoa; frutas frescas, como melocotones, guayabas, albaricoques, granadillas o secas, como almendras, avellanas, nueces, maní y pistacho; cereales integrales y productos lácteos descremados o desnatados.

Es de recordar que el consumo de alimentos ricos en azúcar, como pasteles y bollería en general, golosinas, pastas, papas, mermeladas, vino dulce o licores y la sal común están contraindicados en personas diabéticas.

El médico deberá indicar una dieta personalizada y suplemento de hierro, combinado con Vitamina C, necesarias para propiciar la absorción del mineral.

¿La anemia puede causar leucemia?

Anemia y leucemia

Existe la predisposición de quienes padecen leucemia de tener anemia, especialmente en grados avanzados de la enfermedad.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Tipos de anemia

Existen varios tipos de anemia, de entre los cuales lo mas resaltantes los explicaremos a continuación.

Anemia falciforme

Anemia falciforme

La anemia falciforme es una condición de salud en la cual el organismo produce con anormalidad los glóbulos rojos. En este padecimiento la apariencia de las células asemeja una semiluna y tienen un tiempo de vida más corto que el resto de células que si tienen forma y tamaño normal, es decir que son glóbulos rojos circulares lo cual da la aparición a la anemia.

Las células falciformes obstruyen el flujo sanguíneo lo cual puede resultar doloroso y causar daños a los órganos.

¿Cuáles son las causas?

La anemia falciforme es una condición genética en la cual la persona que padece la condición nace con dos genes de células falciformes adquiriendo uno de cada padre.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Signos y síntomas de quienes la padecen

Entre los síntomas más comunes de esta enfermedad se encuentran los problemas relacionados con la anemia, debilidad, cansancio, problemas respiratorios, dolor, mareos y escalofríos.

Diagnósticos y Tratamientos

Para determinar si se padece este tipo de anemia se puede realizar un análisis de sangre, en algunos países hay programas de evaluación y se realizan pruebas en los recién nacidos para determinar el padecimiento desde temprana edad.

Si bien la anemia falciforme aún no tiene cura, pueden realizarse tratamientos con la finalidad de aliviar los síntomas y minimizar las posibles complicaciones.

Para conocer más sobre este tipo de anemia te invitamos a leer: Anemia Falciforme: Riesgos, Causas, Tratamientos Y Diagnósticos

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Anemia aplásica

Cansancio

La anemia aplásica es un trastorno no contagioso de la sangre, es una afección poco común pero que requiere de mucha atención ya que puede ser grave. Esta dolencia se debe a que la médula ósea (la parte interna, esponjosa y roja del hueso) no produce ninguno de los tres tipos de células sanguíneas necesarios: glóbulos rojos encargados de aportar oxígeno a cada parte del cuerpo, los glóbulos blancos que brindan protección contra agentes externos como gérmenes, virus y bacterias y por último las plaquetas que son las encargadas de la coagulación de la sangre.

Esta enfermedad no se presente en un grupo particular, pudiendo afectar a diferentes personas sin importar sexo, edad o raza.

¿Cuáles son las causas?

Entre otros, se pueden mencionar las siguientes causas:

  • Condiciones hereditarias.
  • Infecciones y enfermedades autoinmunes.
  • Sustancias tóxicas, como arsénico y pesticidas.
  • Tratamientos de quimioterapia y radioterapia contra el cáncer.

Signos y síntomas de quienes la padecen

Entre los síntomas de esta afección se incluyen:

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;
  • Dificultad para respirar.
  • Cansancio.
  • Debilidad.
  • Mareos.

La anemia aplásica puede ocasionar problemas cardíacos como arritmias o insuficiencias cardíacas.

Para conocer más sobre este tipo de anemia te invitamos a leer: Anemia Aplásica: Riesgos, Causas, Tratamientos Y Diagnósticos

Diagnóstico

La anemia aplásica puede ser diagnosticada sin causa aparente, pero también intervienen causas medioambientales. Hay casos aislados en los cuales se puede determinar que este padecimiento se debe a factores genéticos.

Anemia de Fanconi

La anemia de fanconi

Es una condición hereditaria que afecta primordialmente a la médula ósea ocasionando la disminución de la producción de células sanguíneas. Esta enfermedad se diagnostica entre los 2 y 15 años.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

No se debe confundir la anemia de Fanconi con el síndrome de Fanconi el cual es un trastorno renal.

¿Cuáles son las causas?

Entre otros, se pueden mencionar las siguientes causas:

  • La anemia de Fanconi se produce por un gen con anomalías que daña las células impidiendo la renovación y reparación del ADN afectado.
  • Para padecer la anemia de Fanconi es necesario que cada padre aporte un gen anormal a la carga genética de la persona.

Signos y síntomas de quienes la padecen

Entre los síntomas de esta afección se incluyen:

  • Conteo de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas por debajo de los niveles normales.
  • Debido a la insuficiencia de glóbulos blancos se pueden presentar con cierta frecuencia infecciones.
  • Sangrados en exceso debido a las plaquetas bajas.
  • Problemas digestivos y cardíacos.
  • Problemas óseos en particular afectando a columna, cadera, costillas e incluso en la columna vertebral.
  • Cambios en la apariencia de la piel, manchas y vitíligo.
  • Problemas en los oídos y ojos.
  • Malformación de uno o ambos riñones.
  • Baja estatura
  • Problemas en las extremidades, en especial loas superiores pudiendo presentar anomalías en los brazos, manos y dedos.

Para conocer más sobre este tipo de anemia te invitamos a leer: Anemia de Fanconi: Riesgos, Causas, Tratamientos Y Diagnósticos

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Anemia ferropénica

La anemia es una dolencia en la cual el organismo no cuenta con los glóbulos rojos necesarios para estar sano, en particular la anemia ferropénica se da cuando el cuerpo no tiene la cantidad necesaria de hierro que es el que ayuda a producir glóbulos rojos, éste es el tipo más común de anemia.

Los glóbulos rojos son los encargados de transportar oxígeno a los diferentes tejidos del cuerpo, estos glóbulos rojos son producidos en la médula ósea pudiendo circular en el organismo de 3 a 4 meses hasta ser desechados por el bazo.

¿Cuáles son las causas?

El hierro tiene un papel fundamental en los glóbulos rojos, sin él la sangre no es capaz de transportar el oxigeno de forma eficaz por todo el organismo, el hierro necesario se obtiene de varias fuentes: por medio de la alimentación, con la ingesta de suplementos de hierro y reutilizando este mineral de los glóbulos rojos viejos que aún viven en el organismo.

Es así, como la anemia ferropénica se presenta cuando las reservas de hierro en el organismo bajan de nivel debido a una mala absorción del hierro, por la pérdida de más glóbulos sanguíneos de los que el organismo es capaz de producir, la ingesta de alimentos pobres en hierro o por requerir una mayor cantidad de este mineral ya sea por embarazo o lactancia.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Signos y síntomas de quienes la padecen

Si el estadio de la anemia es leve, es posible que sea una afección asintomática o con síntomas leves que desaparecen lentamente.

Entre los síntomas más comunes se encuentra:

  • Debilidad o cansancio
  • Dolores de cabeza con frecuencia
  • Déficit de atención y concentración

A medida que la patología avanza se presentan otros síntomas:

  • Debilidad en las uñas
  • Palidez
  • Mareos al incorporarse
  • Dificultad al respirar

Diagnósticos

El diagnóstico se realiza por medio de pruebas de sangre para medir los niveles de:

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;
  • Hematocritos y hemoglobina
  • Biopsia de médula ósea
  • Ferritina sérica
  • Examen de sangre oculta en heces
  • Y cualquier otra prueba de diagnóstico en función de sus síntomas y cuadro clínico.

Para conocer más sobre este tipo de anemia te invitamos a leer: Anemia Ferropénica: Riesgos, Causas, Tratamientos Y Diagnósticos

Anemia hemolítica

Transfusión de sangre

El tiempo de vida de los glóbulos rojos en el organismo es de aproximadamente 120 días, sin embargo cuando se padece de anemia hemolítica este período de vida útil se acorta.

¿Cuáles son las causas?

Cuando la médula ósea que es la encargada de la producción de nuevos glóbulos rojos no cumple su función de manera adecuada y así poder reemplazar los glóbulos rojos viejos que están siendo expulsados del organismo por el bazo o destruídos antes de tiempo, se produce lo que se conoce como anemia hemolítica

Existe una infinidad de causas, sin embargo se pueden enumerar algunas:

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;
  • Problemas en el sistema inmunológico que detecta de forma errónea que los glóbulos rojos son sustancias extrañas al organismo y los destruye como medida de protección
  • Infecciones
  • Causas genéticas
  • Recibir transfusión de sangre de un donante con el cual no existe compatibilidad

Signos y síntomas de quienes la padecen

Entre los síntomas más comunes se encuentra:

  • Debilidad o cansancio
  • Dolores de cabeza con frecuencia
  • Déficit de atención y concentración

A medida que la patología avanza se presentan otros síntomas:

  • Debilidad en las uñas
  • Palidez
  • Mareos al incorporarse
  • Dificultad al respirar
  • Agrandamiento del bazo
  • Dolor de lengua

Diagnósticos

Realizar conteo sanguíneo completo o un hemograma con los cuales se puede identificar qué tipo de anemia hemolítica se padece.

Para conocer más sobre este tipo de anemia te invitamos a leer: Anemia Hemolítica: Riesgos, Causas, Tratamientos y Diagnósticos

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Anemia macrocítica

Consumir más que vegetales para estar alimentado

La anemia macrocítica es una de las más comunes que se debe generalmente a la ausencia de vitamina B12 esto se puede deber a su poca ingesta en la alimentación, por ejemplo los vegetarianos que eliminan las proteínas animales de su dieta y por ende no reciben esta importante vitamina que no se encuentra en los vegetales sino en las proteínas animales.

¿Cuáles son las causas?

Por lo general la anemia macrocítica se presenta por la ausencia de cobalamina, sin embargo no se escapa la posibilidad de que se deba a la falta de otros nutrientes indispensables para la elaboración de glóbulos rojos como lo son la vitamina B9 y el ácido fólico. Por tal razón es indispensable mantener una dieta balanceada que permita absorber de los alimentos los nutrientes necesarios, de igual forma se debe vigilar con especial atención a las mujeres embarazadas y a los niños manteniéndoles una alimentación balanceada y nutritiva.

Signos y síntomas de quienes la padecen

Los síntomas que se presentan en los enfermos de anemia macrocítica varían en función de cada persona y por lo general la sintomatología es leve o no se presenta.

Entre los síntomas más comunes se encuentra:

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;
  • Debilidad o cansancio
  • Dolores de cabeza con frecuencia
  • Déficit de atención y concentración

A medida que la patología avanza se presentan otros síntomas:

  • Debilidad en las uñas
  • Palidez
  • Mareos al incorporarse
  • Dificultad al respirar
  • Encías sangrantes
  • Dolor de lengua

Si el padecimiento de anemia macrocítica se extiende en el tiempo la persona puede sufrir daños neurológicos debido a la carencia de vitamina B12 en el organismo llegando incluso a presentarse casos de depresión y demencia.

Para conocer más sobre este tipo de anemia te invitamos a leer: Anemia Macrocítica: Tratamientos médicos y naturales, Causas y Diagnóstico

Anemia megaloblástica

Anemia megaloblástica

En la anemia megaloblástica los glóbulos rojos son más grandes que el promedio generando efectos negativos en el organismo.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

¿Cuáles son las causas?

Básicamente es por un déficit de vitamina B12 o ácido fólico.

Hay otras causas menos comunes pero que de igual forma son causantes de este tipo de anemia:

  • Trastornos hereditarios
  • Leucemia
  • Alcoholismo
  • Medicamentos que afectan el ADN como los utilizados para realizar las quimioterapias.
  • Ciertos anticonvulsivos

Signos y síntomas de quienes la padecen

Básicamente los síntomas de la anemia megaloblástica son los de un síndrome anémico:

  • Debilidad o cansancio
  • Dolores de cabeza con frecuencia
  • Déficit de atención y concentración
  • Irritabilidad
  • Insomnio
  • Disminución de la líbido

A medida que la patología avanza se presentan otros síntomas:

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;
  • Debilidad en las uñas
  • Palidez de piel y mucosas
  • Mareos al incorporarse
  • Dificultad al respirar

Para conocer más sobre este tipo de anemia te invitamos a leer: Anemia Megaloblástica: Riesgos, Causas, Tratamientos Y Diagnósticos

Anemia microcítica

Dolores de cabeza

La anemia microcítica se caracteriza por la producción de glóbulos rojos más pequeños de su tamaño normal, lo cual se conoce como microcitosis.

¿Cuáles son las causas?

Generalmente haberse sometido a una transfusión de sangre puede desencadenas en anemia microcítica, ya que los glóbulos rojos del donante pueden ser un tamaño diferente al de la persona que la recibe, de igual forma el nivel de hemoglobina entre ambas sangres es diferente y puede desencadenar en diferentes síntomas.

De igual manera, los glóbulos rojos más pequeños pueden ser una condición genética o producto de un déficit de hierro ya que por su tamaño la cantidad de hemoglobina en su interior es inferior que en un glóbulo rojo normal.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Las causas de la anemia microcítica pueden variar en función de la edad y sexo del paciente. Generalmente en hombres, niños y adolescentes se debe a una deficiencia de hierro mientras que en las mujeres son varias las causas entre las cuales resalta el embarazo y en la lactancia.

Signos y síntomas de quienes la padecen

Existen algunos pacientes asintomáticos, sin embargo en otros se pueden presentar ciertos síntomas:

  • Cansancio, fatiga y debilidad.
  • Disminución de la temperatura corporal al tacto
  • Migraña.
  • Molestias en el pecho.
  • Pérdida de concentración
  • Disminución del apetito
  • Pérdida de peso corporal.
  • Ictericia

Para conocer más sobre este tipo de anemia te invitamos a leer: Anemia Microcítica: Riesgos, Causas, Tratamientos Y Diagnósticos

Anemia normocítica

Factores genéticos

La ausencia de glóbulos rojos en la sangre pueden ocasionar anemia normocítica. La pérdida de sangre, problemas con la médula o padecimientos renales se asocian a esta enfermedad, otra de las causas de este padecimiento se debe a factores hereditarios.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

¿Cuáles son las causas?

Cuando la médula ósea disminuye la producción de glóbulos rojos o se produce una pérdida considerable de estos se produce la anemia normocítica causando una disminución de los niveles de hemoglobina.

La causa más habitual del padecimiento de anemia es la ausencia de hierro ya que éstos son el principal componente de los glóbulos rojos, indispensables para un óptimo funcionamiento.

La pérdida masiva de sangre o bajos niveles de hierro por una dieta pobre en este mineral son otras de las causas de esta afección de salud.

Signos y síntomas de quienes la padecen

En algunas personas este tipo de anemias puede ser asintomática, sin embargo en otros el cansancio y la fatiga, la palidez o problemas cardíacos pueden ser síntomas claves para su diagnóstico.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Existen otros síntomas que de igual forma se encuentran asociados a otros tipos de anemias:

  • Disminución del apetito
  • Mareos
  • Cefaleas y migrañas
  • Dificultad para concentrarse
  • Insomnio
  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares
  • Palidez en labios
  • Debilidad en las uñas
  • Dolos de pecho
  • Piel fría

Para conocer más sobre este tipo de anemia te invitamos a leer: Anemia Normocítica: Riesgos, Causas, Tratamientos Y Diagnósticos

Anemia perniciosa

Gastritis

Si el intestino no es capaz de absorber de forma apropiada la vitamina B12 genera una disminución de los glóbulos rojos desencadenando en anemia perniciosa.

¿Cuáles son las causas?

La eliminación de la dieta o ingesta insuficiente de proteína animal de: res, aves, mariscos, huevos y lácteos disminuye la vitamina B12 en el organismo ya que de su consumo en la dieta es que se puede obtener esta importante vitamina porque el cuerpo humano es incapaz de producirla por sí sólo.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

El intestino pierde la capacidad de absorber la vitamina B12 de manera adecuada cuando las células del estómago no producen una proteína especial llamada factor intrínseco.

Entre las causas con mayor incidencia en la anemia perniciosa se encuentran:

  • Gastritis atrófica: que se produce por el debilitamiento de la mucosa intestinal que reviste el estómago.
  • Factores genéticos: la predisposición genética del organismo a atacar la proteína que permite absorber la vitamina B12 en el intestino llamada factor intrínseco.
  • En menor proporción se encuentran las causas genéticas quienes heredan a los hijos la patología, lo que se conoce como anemia perniciosa congénita.

Signos y síntomas de quienes la padecen

En algunos casos esta anemia pasa desapercibida ya que es asintomática, en otros casos se presenta algunos de estos síntomas:

  • Fatiga, cansancio, falta de energía
  • Mareos al incorporarse
  • Problemas intestinales como diarrea o estreñimiento
  • Palidez
  • Inapetencia
  • Y en los peores casos: confusión, depresión y demencia

Para conocer más sobre este tipo de anemia te invitamos a leer: Anemia Perniciosa: Riesgos, Causas, Tratamientos Y Diagnósticos

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Anemia sideroblástica

La anemia sideroblástica es un trastorno de la médula ósea que se caracteriza por la producción de sideroblastos anillados en vez de los glóbulos rojos circulares normales que el organismo necesita

¿Cuáles son las causas?

Se puede decir que la aparición de la anemia sideroblástica es multifactorial y no están identificadas con precisión, sin embargo se puede resaltar el uso de ciertos medicamentos, la exposición a gases y productos tóxicos y el componente hereditario también juega un papel fundamental.

Signos y síntomas de quienes la padecen

En este tipo de anemia los síntomas que se presentan suelen ser los mismos que se presentan en cualquiera de los tipos de anemia, entre los cuales se pueden destacar:

  • Debilidad
  • Fatiga
  • Mareos
  • Cafaleas, jaquecas y migrañas
  • Problemas respiratorios
  • Insomnio

Para conocer más sobre este tipo de anemia te invitamos a leer: Anemia Sideroblástica: Riesgos, Causas, Tratamientos Y Diagnósticos

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;
google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Unisima

Newsletter