UP

8 Ideas para relajarte después de un día duro de trabajo/tareas en casa

Escrito por rev

Ahora que acaba de comenzar la rutina del colegio o trabajo otra vez y que las cabezas de todas las mamás no dejan de bullir, ¿por qué no pararte unos segundos y agradecerte todo el esfuerzo que haces durante el día? Llevar un hogar no es nada fácil, sobre todo ahora que a las mujeres se nos exige tanto: tenemos que ser madres ejemplares, tener la casa perfecta, ejercer de profesoras con los niños… entre otra infinidad de tareas; y todo esto con una cara sin ojeras y una sonrisa luminosa.

Uno de los mejores consejos que podemos darte desde Unisima es, dejando a un lado las luchas con las comidas, los resfriados y las sumas y multiplicaciones de por las tardes, que te tengas en cuenta a ti también y te mimes (aunque sea de vez en cuando) como es debido. Nada de todo lo que ocurre en tu casa sería posible si tú no estuvieras al pie del cañón. Así que haz lo posible por quedarte a solas alguna tarde/noche de la semana y escoge alguna de estas ideas (¡o todas!) que te damos para alejar tu mente de la rutina y pensar solo en ti, que bien merecido lo tienes.

1. Mesoterapia

Como auto regalo premium, te proponemos algún tratamiento facial o corporal intensivo, que realmente marque una diferencia en la apariencia de tu piel. ¿Qué te recomienda Unisima? Por ejemplo, la revitalización facial, que rejuvenecerá tu piel en una hora, creando nuevo colágeno y definiendo el contorno. Perfecto si el ritmo intenso de vida que llevas hace mella en esas molestas arruguitas.

Pero si prefieres centrarte en la silueta, la mesoterapia reducirá tu celulitis y atenuará la flacidez a través de aparotología suiza no invasiva.

Y por último, si eres fan de la comodidad de no tener que depilarte (¿quién no lo es?), un tratamiento de láser en la zona que más trabajo te dé también es una buena opción. No hay mejor manera de tener esos ratitos para ti que quitándote de encima la fastidiosa depilación.

2. Exfoliación

Si ves que el estrés del día a día se refleja, pero en la piel de tu cuerpo, una exfoliación en toda regla elimina todo lo que la dermis no necesita y si la haces con esmero y paciencia, la sensación de relax que conseguirás será máxima. Una opción DIY es mezclar aceite, azúcar morena y canela y pasar esta mezcla por todas las zonas que necesiten un respiro. ¡Natural y efectivo!

3. Mascarilla facial o corporal

Por mucho que te laves la cara todos los días, hay impurezas y suciedad que se van acumulando y que hay que tratar en profundidad. ¿La mejor opción? Una mascarilla. Puedes hacerla en casa sin problema, pero eso sí, adáptala a tu tipo de piel. Si tienes brillos, elige la arcilla. Si tienes puntos negros, el tomate es un exfoliante orgánico genial. Si tienes la piel seca, la miel es hidratante y actúa estupendamente contra las infecciones. Y si ves que tu piel está apagada, el limón será la clave. Busca estos ingredientes tanto si haces tú las mascarillas, como si las compras fuera.

4. Leer un libro

Ahora que todo tu ser por fuera luce estupendamente, apaga la tele, la radio, el ordenador y sobre todo el móvil y deja la casa en silencio. Nada mejor para relajarte que disfrutar de que no haya ruidos. Mientras tanto, coge ese libro que tienes a medias, sírvete una copa de tu vino favorito y disfruta de un buen rato de lectura. El adentrarte en historias ficticias y mundos que se alejan de tu vida cotidiana hará que tu cerebro se desenchufe durante un rato. Ya verás que luego pensarás más claramente.

5. Meditar

Siguiendo esta línea de tranquilidad en el hogar, la meditación es una de las mejores prácticas que puedes empezar. Además, está demostrado científicamente que reduce la ansiedad, la depresión e incluso el insomnio. Si lo ves demasiado complicado, haz una serie de ejercicios de estiramiento que te sirvan para relajar los músculos e irte a la cama en completa calma.

6. Cocina, pero SOLO PARA TI

Que haya un solo plato en la mesa y que contenga tu comida favorita (sin importar las calorías). Dedícate ese rato de cocina terapéutica para no pensar en nada. ¿Aluna recomendación? Tacos de verduras y queso, ensalada de pasta con frutas o crepes de espinaca y bechamel. ¡Pruébalas, son deliciosas!

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

7. La música cura cualquier mal

Así que déjate de inhibiciones, mueve los sofás de tu salón, escoge el disco que más te guste y ponte a bailar (y a cantar) como si no hubiera un mañana. Cuando tus pies no puedan más, notarás cómo todas las tensiones desaparecen dejando lugar a la mayor sensación de bienestar existente. En serio, funciona.

8. Un baño caliente

Es una opción estupenda para desconectar. Los mejores acompañantes en este caso son unas velas aromáticas y tu mente en blanco. Eso es, deja de pensar en tus obligaciones y solo siente el agua moverse por la bañera. Hazlo antes de irte a dormir, ya que te bajará la tensión y te será más fácil conciliar el sueño.

Esperamos que nuestras recomendaciones te hayan gustado. Y recuerda: Para dar amor a los demás, primero tienes que dártelo a ti misma, así que empieza a dedicarte algo de tiempo y a disfrutar de los pequeños detalles que hacen tu vida mucho más feliz.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Unisima

Newsletter