UP

8 Razones para sacar a tus peques al campo

Escrito por rev

Las actuales generaciones de niños urbanos han perdido completamente el contacto con el medio ambiente. De hecho, son la generación que menos rato pasa al aire libre. ¿Cuántos niños piensan que los huevos vienen del supermercado, que nunca han visto una trucha nadar por el río, o que no han descubierto a una liebre mientras corretea por el campo?

Estos hechos pueden parecer anécdotas, pero sin duda, contribuyen a empobrecer el crecimiento personal del niño. A fin de cuentas, el niño necesita estar en contacto con el medio natural para completar su desarrollo, para comprender el ciclo biológico y aprender a respetar al medio natural.

Difícilmente le podremos educar en la cultura del respeto por el medio ambiente y el reciclaje si no conoce y aprende a disfrutar de la naturaleza. De hecho, hay muchas investigaciones que han determinado que vivir aislados de la naturaleza tienen consecuencias negativas para la salud menta y física, y hay numerosos expertos que advierten del síndrome por falta de naturaleza, un trastorno que pueden sufrir los niños que han crecido en entornos urbanos alejados del contacto con la naturaleza y que les provoca obesidad, fatiga crónica, depresión o estrés, entre otros males.

Por eso, es fundamental que si vives en la ciudad, hagas alguna pequeña excursión al campo o a la montaña para que el niño descubra el entorno en el que vivimos, y la auténtica realidad del medio natural. ¿Quieres saber más? Aquí te damos algunas razones por las que debes llevar a tu hijo al campo.

1. Tus hijos disfrutarán en el campo como auténticos enanos

Los niños por naturaleza sienten auténtica fascinación por los animales, las plantas, y en general por el medio natural. Alejados de la ciudad y de su medio de vida habitual, descubrirán un mundo nuevo que les emocionará paso a paso.

2. El niño necesita descubrir lo que les rodea

En la actualidad, los niños viven en una burbuja en las ciudades, totalmente alejados de la realidad en la que ha vivido el ser humano durante centurias. Llevarlo de excursión al campo le ayudará a descubrir una nueva y apasionante realidad totalmente nueva para él

3. Mejorarán su forma física

Lejos del corsé de las grandes ciudades, el medio natural es perfecto para practicar juegos al aire libre y mejorar la forma física jugando y haciendo caminatas. Así, los niños mejorarán sus habilidades motoras y reduciremos enfermedades como la obesidad. Además, el contacto con el medio ambiente les ayuda a liberar tensiones. Eso sí, recuerda que para andar por el campo, deberán ir perfectamente calzados para evitar accidentes, y por ello, en Unisima te traemos una fantástica selección de botas y calzado para salir a la montaña o al campo con total seguridad.

4. Desarrollarán la curiosidad por el medio que les rodea

El contacto con la naturaleza les ayudará a estimular sus sentidos, y sentirán curiosidad por todo aquello que están viendo, descubriendo cosas nuevas que les ayudará a comprender cómo es el mundo en el que vivimos, favoreciendo el desarrollo intelectual y el aprendizaje cognitivo. Además, está comprobado que los niños que salen de excursión a la montaña o al campo son más observadores.

5. Tendrán más sentimientos positivos

No podemos robar a los niños una parte del mundo que les rodea, y aunque vivamos en ciudades, el medio ambiente es un factor fundamental en el desarrollo y en la vida del niño. Según diversos estudios, los niños que están en contacto con la naturaleza sienten menos emociones negativas, y desarrollan más sentimientos positivos hacia el resto de personas, al encontrarse en mayor armonía con el mundo que les rodea.

6. Respetarán el medio ambiente

No hay forma de respetar algo que no se conoce, así que si los niños están en contacto con la naturaleza, desarrollarán la empatía con ella y aprenderán a respetar el medio natural por sí mismos.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

7. Tendrán menos estrés

Una caminata por la montaña, o un simple paseo por el campo ayudará a que los niños descarguen su malestar y tengan menos estrés al liberar tensiones y salir de su entorno habitual.

8. Aprenderán a disfrutar de los pequeños placeres de la vida

En la vida urbana no solemos apreciar los pequeños placeres que nos regala a diario la naturaleza. Para apreciarlos, además de tener un mínimo de sensibilidad, simplemente hay que ser observador y ser capaz de encontrarlos. Si el niño aprende desde pequeño a disfrutar de cosas como la variedad de colores de una puesta de sol, del revolotear de una mariposa, o del olor de una flor, te aseguramos que será mucho más feliz.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Unisima

Newsletter