UP

El método Montessori: ¿en qué Consiste?

Escrito por rev

Seguro que os habéis oído hablar del método Montessori a la hora de educar a los peques, pero… ¿Sabes exactamente en qué consiste? ¡Te lo explicamos en este artículo!

El método Montessori es un método de educación desarrollado por la educadora italiana María Montessori a principios del siglo XX que consiste en un acercamiento educacional basado en la observación científica del niño desde el nacimiento hasta la edad adulta. Este método ha sido probado con muchísimo éxito en todo el mundo y en diversas culturas a lo largo de más de 100 años.

Se trata de una visión del niño como de alguien que está deseando conocer el mundo y que es capaz de comenzar su aprendizaje en un ambiente preparado para ello. Así, este acercamiento valora el espíritu humano y el desarrollo del niño de forma física, social, emocional y cognitiva.

Características del método Montessori

Los componentes que necesita un programa necesariamente para ser considerado como Montessori incluyen bloques ininterrumpidos de tiempo de trabajo, tener grupos de edades variadas para aprender cómo funcionar como colegas o amigos con otras personas y una elección guiada de las actividades con las que se va a trabajar. Además se crearía un ambiente estéticamente favorable en el que se añadirían una serie de materiales de aprendizaje listos para su uso.

En este método es importante tener en cuenta que el profesor, el niño y el ambiente crean un triángulo de aprendizaje: la clase está preparada para favorecer la independencia, la libertad sin límites y un sentido del orden. El niño, a través de sus elecciones individuales, hace uso de aquello que le ofrece la clase para desarrollarse, interactuando con el profesor cuando necesite una guía o un apoyo.

El hacer grupos de niños de diferentes edades también tiene un sentido: los más pequeños aprenden de los mayores y los mayores refuerzan aquello que han aprendido enseñando los conceptos a los peques. Esto imita también al mundo real, donde las personas interactúan con otras de diferente nivel, disposición y edad.

María Montessori observó además que los niños atraviesan diferentes periodos sensitivos o ventanas de oportunidad a medida que crece, por lo que los profesores deben saber qué materiales o lecciones son mejor “absorbidos” de forma natural para cada edad.

Así, por ejemplo en la niñez más temprana las actividades sensoriales y motoras son lo principal, por lo que se busca desarrollar los poderes cognitivos del niño a través de la experiencia de sus sentidos: vista, tacto, oído, gusto… En los años siguientes se pasaría más al conocimiento de elementos abstractos y con la aplicación de lo aprendido al mundo real: esta organización de la información prepara al niño para el mundo de la adolescencia, cuando los pensamientos y las emociones evolucionan de una manera más abstracta hacia conceptos como la igualdad, la libertad, la justicia, etc.

Beneficios de la educación a través del método Montessori

Una educación a través del método Montessori ofrece la oportunidad a los niños de desarrollar su potencial al mismo tiempo que descubren el mundo, pudiendo aplicar lo que van aprendiendo a su entorno. Estos son algunos de los beneficios que ofrece el método:

  • Cada niño es valorado como un individuo único: la educación Montessori reconoce que cada niño aprende de una manera diferente y se acomoda al carácter o circunstancias de cada uno. Los peques además aprenden a descubrir su propio camino guiados por el profesor de una forma individualizada.
  • Desarrolla el orden, la coordinación, la concentración y la independencia: Esto es más evidente si el método se empieza a inculcar cuando el peque es bastante pequeño.
  • Los estudiantes forman parte de una comunidad que se preocupa por ellos: Las clases con alumnos de diferentes edades recrea bastante bien una estructura familiar: los mayores disfrutan de su papel de mentores y los peques se sienten apoyados y ganan en confianza. Además, los profesores son siempre un modelo de respeto, amabilidad y resolución tranquila de los conflictos que puedan surgir.
  • Libertad sin límites: Los estudiantes son participantes activos en las clases pudiendo decidir en qué se quieren enfocar: esto brinda una satisfacción a los peques que desarrolla su curiosidad y el interés en los resultados, haciendo del aprendizaje un placer. El mismo ambiente en el que se desarrollan las clases ofrece herramientas que los alumnos tienen libertad de usar para perseguir las respuestas a los problemas que se les planteen.
  • Aprenden a autocorregirse: Los estudiantes aprenden a realizar una mirada crítica de su trabajo, volviéndose proclives a la autocorrección y al mejoramiento de sus tareas mientras aprenden de sus errores.

¿Conocias el método Montessori de educación? ¿Cuál es tu experiencia con él, si la has tenido? ¡Comparte tu opinión con otras mamás!

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Unisima

Newsletter