UP

¿Por qué llora mi hijo? 9 motivos por los que puede llorar tu bebé

Escrito por rev

El llanto es algo que va unido a los bebés. Las mamás y los papás, bien lo sabéis. A través del llanto, los bebés expresan todo tipo de sensaciones y sentimientos. Puede que llore por hambre, por tener el pañal sucio, o simplemente, porque está cansado.

Normalmente, una madre aprende a diferenciar los tipos de lloros de sus retoños a las pocas semanas, pero sobre todo al principio, los padres primerizos viven una angustia tremenda cuando su bebé comienza a llorar y no saben lo que pasa. Tranquilos, la práctica es fundamental para conocer a vuestro hijo, y seguro que en que pasen unas semanas, sabréis qué significa cada tipo de llanto. Pero hasta que llegue ese momento, aquí tenéis 9 motivos por los que puede llorar un niño.

1. Hambre

Cuando tienen hambre, los bebés lloran con un tono de súplica, aumentan la intensidad del lloro de forma progresiva. Si además ves que hace chasquidos con los labios, que se lleva las manos a la boca, está claro que tiene hambre. Una buena técnica para saber si el bebé quiere comer es meterle con cuidado un dedo nuestro en la boca. Si ves que empieza a succionar, no lo dudes y dale de comer inmediatamente.

2. Tiene sueño

Si ves que lleva un rato bostezando, que se lleva las manitas a los ojos, o que los semicierra mientras llora, el bebé quiere dormirse. Como consejo, nunca esperes a que esté cansado para acostarlo. A veces, el niño no puede dormirse del propio cansancio, y se ponen irritables hasta agotarnos, así que es mejor que lo eches a dormir en cuanto intuyas que tiene sueño.

3. El pañal está sucio

¿A quién le gusta ir sucio? Muchos bebés protestan y avisan con su llantos que es la hora de cambiar el pañal. El olor será fundamental para saber si hay que ponerle pañales nuevos. Si es así, lávale suavemente el culito con agua tibia y cámbiale el pañal.

Recuerda no abusar de los jabones, ya que pueden alterar su piel y producir irritaciones.

4. Frío o molestias por la ropa

Si nuestro bebé llora, y has descartado el hambre, el sueño y los pañales, entonces es muy posible que el peque tenga frío, o quizás calor. Tócale los pies, las manos o los bracitos para ver si los tiene fríos, o demasiado calientes.

Revisa también que la ropa no sea demasiado áspera, o que tenga etiquetas que no hemos cortado, no vaya a ser que le haga roces en la piel.

5. Tiene que soltar gases

Los bebés todavía no controlan su cuerpo, y cuando se alimentan, tragan aire. Unos bebés eruptan por sí solos, pero a otros muchos hay que ayudarles para que saquen el aire de su interior. Evidentemente, si no eruptan, el aire puede hacerles sentir incómodos, y también pueden llorar por ello.

6. Quiere más atención

En muchos casos, el bebé llora porque necesita más atención de ti. Los bebés necesitan mucho cariño, y si tienen ganas de ser cogidos en brazos, llorarán hasta que lo consigan. De hecho, es una necesidad vital para los bebés mantener el contacto con los padres, y en especial, con la madre.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

El olor es fundamental en la relación entre madre e hijo en estos primeros meses de vida, y escuchar las voces de sus progenitores también tranquilizará a los inconsolables bebés. Además, un buen truco para calmarlos es cogerlo en brazos y acercar su oído al corazón de la madre, ya que el sonido del corazón tiene un efecto sedante para los bebés.

7. ¡Le salen los dientes!

La salida de sus primeros dientes es uno de los momentos más temidos por los padres. Los pequeños dientes se van abriendo paso entre las encías del bebé, provocando dolor y molestias a los bebés, provocando su lloro. Aunque no le veas las encías, si se las tocas y notas algo duro, el diente está a punto de salir.

8. Cansancio

Sí, el bebé necesita tiempo para jugar, descubrir el entorno que les rodea y ser el centro de atención de la familia. Pero a la vez, también necesitan sus tiempos para adaptarse a todo. Si ves que un bebé empieza a llorar, que el llanto suena a queja, se para, y vuelve a estallar, es que el pequeño está reclamando descansar. Llévalo a un lugar apartado, y trata de calmarlo en una habitación con luz tenue para tranquilizarlo. Cogerlo en brazos y darle unas suaves palmaditas en la espalda también ayuda a calmarlos y a devolverles esa paz que ansían.

9. Dolor

Si el bebé tiene un llanto intenso y totalmente diferente a los lloros anteriores, no se calma de ninguna forma y has descartado las demás causas por las que puede estar llorando, entonces, puede que tu pequeño esté enfermo. Suelen tener el ceño fruncido, y los ojos cerrados gran parte del tiempo, o los abren mínimamente. Si ves que el niño no para de llorar y no encuentras motivo, lo mejor será que avises al médico para que visite al pequeño y determine las causas del lloro.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Unisima

Newsletter