UP

La estabilidad con hermanos mayores y el nuevo bebé

Escrito por rev

La llegada de un nuevo bebé es siempre una alegría, pero es natural que surjan desajustes en la familia y haya momentos de estrés con los hermanitos mayores. En este artículo os dejamos algunos consejos para conseguir una estabilidad en familia.

El periodo de transición que hay después de dar a luz a un nuevo bebé puede volverse muy emocional para todos los miembros de la familia en muchos aspectos. Cambian las rutinas, la atención se divide, hay más falta de sueño y todo necesitará un poco de tiempo para que surja un nuevo equilibrio y se vuelva a la “normalidad”.

Aunque los hermanos mayores puedan estar encantados de tener un nuevo hermanito, puede haber algunos momentos complicados. Para evitarlos os dejamos algunos consejos para manejar las situaciones difíciles que puedan generar más estrés a causa del bebé. ¡Empezamos!

Busca una perspectiva externa

Si los hermanos mayores están más alterados de lo habitual, piensa qué más les puede estar ocurriendo aparte de que haya un nuevo hermanito: que tengan hambre, que estén cansados, que necesiten ir al baño, etc. son cosas que igual se han pasado un poco por alto por la atención prestada al bebé.

Hay que tener presente que los hermanos mayores, aunque ahora sean “mayores”, en muchos casos aún son muy pequeños y que a veces la solución más simple a su malestar es recordar prestarles la atención debida, sobre todo en sus necesidades básicas.

Planea actividades simples

Si estás acostumbrada a preparar juegos y actividades con tus peques, con la llegada del bebé no deberías dejar de hacerlo… Pero sí hacerlo de una manera más sencilla para evitar que de pereza y cancelar. Algo sencillo como jugar con pompas de jabón o hacer construcciones es algo fácil de preparar y que no necesita una planificación exhaustiva… ¡Y los peques te lo agradecerán!

Apoya que los mayores se entretengan de forma independiente

Para esos momentos en los que tu atención deba estar exclusivamente centrada en el bebé, como darle un baño, cambiarle, alimentarle, etc. pero que también tengas que estar pendiente de los otros peques, prepara algo para que los hermanos mayores puedan estar entretenidos por sí solos un ratito.

Puedes hacer una pequeña colección de libros, tebeos y juguetes que sólo esté disponible en esos momentos, lo que hará que los mayores le presten mayor atención y den unos minutos de asueto.

Busca tiempo de relax

El llanto de un recién nacido es algo que puede ser agotador para todos los miembros de la familia: ¡busca tiempo para que todo el mundo se pueda relajar! Puedes utilizar música para cambiar el estado de ánimo de la casa, mejor si es alegre y relajada, y podéis aprovechar para hablar o hacer alguna actividad tranquila.

Baja tus expectativas

Esto es un truco más para la madre y el padre, que es básicamente el no ser tan perfeccionistas consigo mismos o con el estado de la casa… Al menos mientras os estáis adaptando a la nueva situación.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Seguramente aumente la ropa para lavar, la casa no esté tan limpia como debería, etc., pero recuerda que los peques aprecian siempre más una madre feliz que una cocina reluciente. Así, sin entrar en la dejadez, concéntrate en conectar con tus peques como prioridad.

¿Qué otros trucos conoces para mantener la estabilidad familia y reducir el estrés con los peques con la llegada de un nuevo bebé? ¡Compártelos!

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Unisima

Newsletter