UP

5 pasos para enseñar al niño a respetar a los demás

Escrito por rev

La educación igualitaria es algo que se aprende en casa antes que en cualquier otra parte, y es labor de los padres el enseñar a los peques el respeto por los demás.

Se trata de un tema espinoso en el que se puede ahondar muchísimo más, pero de momento lo dejaremos en algo simple y que sea fácil de enseñar a niños pequeños. Esta primera educación sobre igualdad aprendida en casa ayudará tanto a niños como a niñas a aprender a respetar y valorar las tareas realizadas por cualquier persona independientemente de su sexo o condición.

Enseña a valorar la contribución de cada uno

Se trata de enseñar a los peques que las contribuciones en el hogar y en la familia no son más o menos importantes en función al dinero que se aporta, y que el trabajo realizado en la casa es igualmente valorado.

Así, en el caso de que la madre o el padre de momento no trabajen pero se encarguen de las tareas cotidianas, hay que hacer ver al niño que ese trabajo es tan importante para la familia como la contribución monetaria del otro progenitor. Llevar la casa es un trabajo que requiere dedicación, creatividad y habilidades como cualquier otro, ¡hay que aprender a apreciarlo!

Enseña a ser agradecido incluso por las pequeñas cosas

La gratitud es algo que puede crear o romper relaciones con otras personas, y es importante que desde pequeñitos aprendan a dar las gracias y a apreciar que se cocine y limpie para ellos, al mismo tiempo que aprenden a apreciar el tener una casa en la que vivir, etc. Este aprendizaje les será de agradecer en el futuro y cada vez más, cuando tengan compañeros de piso o convivan en pareja.

Enseña que ser más fuerte no da derecho a abusar de los demás

Hay que enseñar a los peques que cada persona, más fuerte o débil que ellos, merece respeto y amor… Y que nunca debería ser despreciado o, peor aún, abusado, si se es más fuerte que ellos. En realidad, hay que educar bajo el precepto de que si eres más fuerte que otros tienes la responsabilidad de proteger a quien sea más débil.

También hay que enseñar que “no” significa “no”, y no permitir juegos de fuerza o poder que falten el respeto a otros en mayor o menor medida.

Enseña que hablar a menudo y con amabilidad crea buenas relaciones

Las palabras son fuente de poder, y tenemos la elección de utilizarlas o no en cualquier tipo de conflicto o discusión. Se debe enseñar a los peques que este poder es real, y que tanto sirven para herir como para sanar si se usan de la manera adecuada.

También es importante educar a los niños en el deber de escuchar y hacerlo “de verdad” cuando el otro está hablando, que es otra parte importante de la comunicación.

La idea es, sobre todo, enseñar al niño que incluso si se trata de un tema difícil o sobre el que no se quiere hablar, hay que hacerlo y de la forma más amable posible para poder comprender y ser comprendido mejor por quienes le rodean.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Enseña que lo importante está en el interior

El dinero o el estatus no son sinónimos de felicidad, al igual que las opiniones de otras personas. No siempre (casi nunca) se recibe una medalla o un premio por ser una buena persona, pero el hecho de serlo es lo que hará feliz a la persona.

Es bueno que el niño sepa que la verdadera felicidad reside en ellos mismos y que, del mismo modo, no deben dejarse guiar por las apariencias: las mejores personas no tienen por qué ser las más espectaculares, las más populares o las que tienen los mejores cargos. Así, se debe enseñar a valorar la bondad o amabilidad de los demás, su creatividad, su sinceridad, etc. y no los motivos más superficiales.

¿Cómo enseñáis vosotros a los peques a respetar a los demás?

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Unisima

Newsletter