UP

Cuidados para el Cordón Umbilical del Recién nacido

Escrito por unisima

Son muchas las dudas que nos asolan cuando, como padres primerizos, llegamos a casa con el bebé recién nacido. Dejando a un lado las preocupaciones de si lo haremos bien o no, de esos primeros días de conocer de cerca a esa personita que va a estar con nosotros gran parte de su vida, planea sobre nuestras mentes una duda mucho más concreta y directa a corto plazo ¿cómo cuidar el cordón umbilical?

Conociendo el cordón umbilical

El cordón umbilical es un conducto flexible que resulta imprescindible para el cuidado y la salud del bebé cuando se encuentra dentro del útero materno. Comienza a aparecer a partir de las siete semanas de gestación e irá expandiéndose semana a semana, hasta conectar al bebé con la placenta.

La importancia de este tubo radica en que es a través de éste que el bebé recibe el oxígeno y los nutrientes que necesita para un correcto desarrollo de cada órgano de su cuerpo. Concretamente, el cordón umbilical está formado por dos arterias y una vena que conectan al feto con la placenta, por ellas circula la sangre del bebé y será la vía que permita la oxigenación y eliminación de impurezas necesarias para su salud.

Tras el parto y nacimiento del bebé, se coloca en el cordón umbilical una pinza o se anuda una gasa a su alrededor, después se realiza el corte del mismo, dejando un muñón umbilical que habrá que cuidar diariamente para evitar cualquier tipo de infección.

Cuidados del cordón umbilical

Lo primero: calma

Antes de la vuelta a casa con nuestros pequeños, tened en cuenta que en el hospital suelen ofrecer todo tipo de información acerca del cuidado del cordón umbilical y sus curas. Además, suelen ser profesionales que están acostumbrados a este tipo de temores y responderán a todas vuestras dudas, así que preguntad todo cuanto necesitéis para estar tranquilas.

¿Que os habéis puesto muy nerviosas y os habéis olvidado de la mitad de las cosas en cuanto habéis salido de allí?, ¿Os ha dado corte preguntar mucho? No os preocupéis, juntas vamos a hacer un repaso por los conocimientos y cuidados básicos.

Uno de los datos importantes y que todas nos preguntamos la primera vez es cuándo se cae el muñón. Pues bien, se suele secar y caer entre el séptimo y el vigésimo primer día después del nacimiento del bebé, quedando una pequeña herida que irá cicatrizándose poco a poco.

Hay muchas maneras de mantener limpio y cuidado el cordón umbilical hasta que se seque por completo y dependerá de los profesionales que trabajen contigo te recomendarán uno u otro procedimiento.

Algunos hablan de que hay que mantenerlo limpio y seco de forma diaria, otros recomiendan que es mejor no tocarlos y dejar que se sequen sin ningún tipo de tratamiento pues se secan con mayor rapidez y eficacia.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Centrémonos en la primera opción, ya que en la segunda lo único que podemos deciros es que lo consultéis con vuestro especialista de referencia. Para la limpieza del cordón umbilical se suele lavar la zona con agua y jabón, echar un poquito de alcohol o agua oxigenada para evitar posibles infecciones. Una vez que se ha limpiado con alguno de estos productos es importante dejar la zona bien seca para que se potencie la cicatrización y el secado del mismo.

Sea cual sea la opción que escojáis, siempre consultar con el pediatra o el profesional de enfermería para que os puedan recomendar desde su experiencia y los últimos estudios.

Un detalle importante para el cuidado del cordón umbilical y que el bebé no sufra molestias es que intentéis dejar esa zona al aire, sin cubrirla con el pañal. Esto ayudará a que se seque en menos tiempo y no haya roces.

Cómo saber si está infectado

Cambiar el pañal al bebé varias veces al día os va a permitir hacer un seguimiento del estado del cordón umbilical de forma natural y normal.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Hay algunas señales que pueden indicarnos que algo fuera de lo corriente le está ocurriendo al cordón umbilical y, lo más recomendable, es acudir al médico y consultar si la reacción que se está produciendo es la adecuada o hay que hacer algún paso intermedio para atender esa posible infección.

Las señales de las que os hablamos y que hay que comprobar son:

  • En el caso de que vierais que la zona de alrededor del cordón umbilical comienza a adquirir un tono rojizo.
  • Si el cordón está supurando o está oliendo mal.
  • Si se ha producido un sangrado continuo.
  • Acudir al médico si cada vez que se le toca al bebé en el cordón umbilical o en la zona de alrededor se echa a llorar desconsoladamente.

Estos son sólo algunos aspectos a tener en cuenta, siempre que tengáis dudas consultad con los especialistas para que os puedan dar una respuesta concreta a un problema o duda concreta.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Unisima

Newsletter