Escrito por

Cómo abortar de forma segura

aborto seguro

Un embarazo no deseado conlleva emociones encontradas miedo, excitación, pánico o una mezcla de las tres. ¿Pero qué pasa si sabes que tener un hijo simplemente no es una opción para ti en este momento?

En España, el aborto es una forma legal y segura de interrumpir un embarazo hasta las 14 semanas.

En este post vamos a explicarte cuáles son los métodos abortivos disponibles para las mujeres que están en el primer trimestre del embarazo: el médico o farmacológico y el quirúrgico por succión.

Independientemente de cuál de ellos se aplique, te recomendamos que te pongas en buenas manos, como por ejemplo en la Clínica Isadora en Madrid, que cuenta con instalaciones hospitalarias y profesionales con gran experiencia altamente cualificados.

Aborto provocado por fármacos

Se trata del uso de fármacos, concretamente del medicamento RU-486 (antiprogesterona), para inducir un aborto. La función de este medicamento es impedir que la hormona progesterona desarrolle sus acciones fisiológicas normales, lo que imposibilita la implantación del embrión en la pared del útero.

Este método puede utilizarse hasta las 7 semanas (siempre que la paciente no presente determinadas enfermedades y bajo supervisión médica) desde el primer día del último periodo, aplicándose diferentes dosis dependiendo de la duración del embarazo.

La píldora abortiva se toma en persona en la clínica o en la consulta del médico. La mayoría de las mujeres no tienen síntomas después de tomarla, aunque algunas experiment molestias y náuseas temporales.

Una semana después del aborto tiene lugar una revisión para asegurarse de que se ha llevado a cabo de forma completa.

La RU-486 en las dosis correctas causa un aborto completo en el 96-98% de los casos hasta las 7 semanas.

Ventajas

Una de sus principales ventajas es que se evita un procedimiento quirúrgico; es decir, no hay inyecciones, anestesia o instrumentos médicos involucrados.

Las píldoras son fáciles de tomar y el aborto puede realizarse con seguridad hasta las 7 semanas de embarazo. No afecta a las posibilidades de quedarse embarazada en el futuro.

Inconvenientes

La desventaja de este método farmacológico es que lleva más tiempo en completarse. La mayor parte del sangrado se produce en los primeros 2 días, pero puede continuar durante más días o incluso un par de semanas después.

En algunos casos es posible que haya que repetir la dosis para lograr un aborto completo.

Aborto provocado por intervención quirúrgica

Succión

La succión implica la evacuación del contenido del útero mediante un instrumento succionador.

Se trata de una intervención ambulatoria utilizando un anestésico local o general. Dependiendo del periodo de gestación, este método tarda de 3 a 10 minutos en completarse, y tiene una tasa de éxito del 95-100% hasta las 14 semanas de embarazo.

La mayoría de las mujeres están lo suficientemente bien como para irse a casa entre 3 y 6 horas después, aunque se producirá un sangrado leve los primeros días. El sangrado puede continuar de vez en cuando durante las semanas posteriores.

Ventajas

La ventaja de este método quirúrgico simple es que solo se tarda unos pocos minutos. Gracias al uso de anestesia, el dolor será menor, y siempre estarás acompañada por los miembros del personal médico.

La recuperación tras la interrupción del embarazo es más rápida. Podrás hacer vida prácticamente normal en poco tiempo.

Puede realizarse en un estado de gestación más avanzado que un aborto farmacológico.

Y en este caso tampoco se reduce las posibilidades de quedar embarazada de nuevo.

Inconvenientes

Es más invasivo. En algunos casos los anestésicos y los medicamentos para el dolor pueden causar efectos secundarios.

Además de esta dos opciones, existen otras alternativas seguras aunque menos habituales para la interrupción del embarazo:

Dilatación y evacuación (D y E)

Este es el método de aborto quirúrgico que se suele utilizar en el segundo trimestre, generalmente después de las 14 semanas de embarazo.

Se trata de inducir una dilatación cervical para poder realizar la interrupción con herramientas quirúrgicas. En este caso se producen más complicaciones, pues la seguridad del procedimiento depende tanto de la adecuada visibilidad del cuello del útero, como del tiempo de gestación. Por eso se recomienda menos que los anteriores.

Dilatación y curetaje

Este procedimiento quirúrgico también conocido como legrado, es muy similar al anterior, pues requiere la utilización de herramientas quirúrgicas para retirar el contenido del útero durante el primer y segundo trimestre.

Sin embargo, es el menos utilizado debido a que actualmente existen otros procedimientos menos invasivos para la interrupción del embarazo (como los ya mencionados) y que éste requiere de sedación profunda y tiene un mayor riesgo de complicaciones.

Independientemente de las leyes y regulaciones de cada país, mereces tener el derecho de tomar decisiones sobre lo que le sucede a tu cuerpo. Y por ello te presentamos varias opciones para que puedas realizar una elección segura y efectiva.

¿Qué es lo que piensas?