UP

Ayuda a tu hijo a aprender sus errores con 5 preguntas

Escrito por rev

Sean grandes o pequeños, todos cometemos errores: se trata de una parte inevitable de la vida y de la experiencia humana. De hecho, los errores nos enseñan a manejar sentimientos como la vergüenza, la culpa, el miedo o la tristeza… En este artículo de Unisima os damos unas preguntas para ayudar al peque a superar sus errores.

La habilidad de recuperarse de las dificultades de la vida es un arma esencial para todos: por supuesto, en esto se incluyen los niños. Por suerte, en general los errores de los niños suelen ser menos atroces y conllevar menos daños que los de los adultos, pero también con ellos llega la experiencia y el aprendizaje.

Para ayudar a los niños con los errores que cometen, haciendo que aprendan de ellos en lugar de ser sólo algo que los hace sentirse mal, se pueden realizar 5 preguntas. Toma nota, ¡también sirven para los adultos! Hay cosas que no se pueden evitar, pero sí se puede ayudar a los niños a convertirse en solucionadores de problemas y a ser mejores.

Primera pregunta: “¿Qué ha sucedido?”

Aunque parezca obvia, el caso es que tener todos los datos de la situación es el primer paso para entender qué ha sucedido y poder ayudar al niño. Recuerda: lo que queremos son hechos, no sentimientos. Ayudar al peque a diferenciarlos será una parte importante de su habilidad para resolver contratiempos tanto ahora como en el futuro.

Por ejemplo, el peque nos explica que “se portó mal en el cumple de María y nadie va a volver a invitarlo a otro cumpleaños”. Bien, esto no es un hecho, sino sentimientos y el punto de vista de una sola persona: tu peque, Con esta respuesta hay que seguir preguntando para saber qué sucedió realmente: ¿qué considera el niño que ha sido “portarse mal”? ¿Alguien le ha dicho que no va a invitarle a su fiesta? Posiblemente, en este ejemplo, lo que ocurriera fuera simplemente que otro niño cogió un juguete que él quería y se puso a gritarle delante de todos, y el resto sea simplemente cómo se plantea el peque el problema en su cabeza como juez y jurado.

Segunda pregunta: “¿Cómo te sientes?”

Una vez que conocemos los hechos es la hora de saber qué sentimientos alberga sobre ello. Buenas o malas, las emociones son una parte vital de la existencia y de la experiencia humana.

Intenta que el peque describa lo que siente lo mejor que pueda y ayúdale a ponerle nombre a esa emoción: sobre todo si es un niño muy pequeño, es difícil para el peque nombrar correctamente los sentimientos, así que puede ser algo muy instructivo.

Tercera pregunta: “¿Qué has aprendido?”

En esta ocasión tenemos que distanciarnos un poco de los sentimientos para ver objetivamente el cuadro. Lo normal será que el niño no sea capaz de entender la escena completa y pueden pasar días o incluso semanas hasta que una nueva perspectiva nazca de las cenizas de una mala experiencia para enseñarle una lección.

Los más peques pueden tenerlo más complicado para encontrar la lección, ¡no dudes en contar una historia similar de tu vida, con lo que aprendiste de ella, para ayudarlos! Cuando un niño se da cuenta de que se aprende algo de cada error, se da un poco de luz a una situación que parecía ser sólo mala.

Cuarta pregunta: “¿Qué harás distinto la próxima vez?”

Con esta pregunta es cómo tú y el peque creáis un plan de acción, los dos juntos.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Todos nos sentimos fuera de control cuando cometemos un error y vemos las consecuencias de nuestras acciones… Por ello, tener un plan sólido para cuando se presenten situaciones parecidas le dará al peque un poder y una seguridad que le ayudará muchísimo a lo largo de su vida.

Seguro que te encanta ver cómo aumenta la confianza en sí mismo… ¡Y a todos nos encanta que un plan salga bien!

Quinta pregunta: “¿Cómo te sientes ahora?”

Una vez que el peque ha expuesto los hechos, ha hablado de sus sentimientos, ha extraído las lecciones que había por aprender y tiene un plan para cuando se presenten situaciones parecidas, todo lo que queda es recordarle al niño que “mañana será otro día”, lleno de oportunidad y errores que ya no se van a cometer.

Lo normal es que el niño, ante esta pregunta, diga que se siente, al menos, algo mejor. ¡Y eso es maravilloso!

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Recuerda: todos somos imperfectos y cometemos errores pero, con la cantidad adecuada de amor y de apoyo, el peque superará sus errores más fuerte y más sabio de lo que era antes.

¿Cómo ayudáis vosotras a superar los errores de vuestros peques? ¡No dudéis en compartir vuestras experiencias concretas para ayudar a otras mamás!

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Unisima

Newsletter