Escrito por

Apnea del lactante. Todo lo que necesitas saber.

Madre dando pecho a su bebé con apnea

¿Qué es la apnea del lactante?

La apnea es una interrupción temporal de la respiración. Entre los niños, esto es más común en los recién nacidos.

¿Por qué se produce?

Los bebés nacidos prematuramente (antes de las 34 semanas de gestación) generalmente presentan un sistema nervioso central poco desarrollado. Una de las consecuencias de esta inmadurez es el control inadecuado de su reflejo respiratorio. Cuanto más prematuro sea un bebé, mayor es la probabilidad de apnea.

Los episodios de apnea son más problemáticos para bebés más pequeños que para bebés más grandes. Un bebé pequeño almacena una cantidad más pequeña de oxígeno, por lo que los efectos de la falta de oxígeno son más graves.

La apnea generalmente aparece dentro de los primeros días después del nacimiento del bebé.

¿Cuántos tipos de apneas del lactante existen?

Podríamos decir que la apnea del lactante es una manifestación física de un sistema nervioso poco desarrollado. La apnea es un síntoma que tiene una gran posibilidad de etiologías. En este artículo se describen algunas de las principales que pueden afectar a un bebé.

Las tres categorías principales de apnea son:

  • Apnea central: La apnea central es el resultado de una respuesta medular inadecuada y, por lo tanto, de una mala o nula coordinación muscular para la respiración.
    Apnea obstructiva: La apnea obstructiva es cuando hay una obstrucción de las vías respiratorias y, por lo tanto, un escaso o nulo intercambio de aire. Muchas veces con apnea obstructiva, hay un esfuerzo inspiratorio vigoroso, pero es ineficaz.
    Apnea mixta: La apnea mixta se refiere a un episodio en el que se combinan fuerzas centrales y obstructivas.

Las presentaciones más comunes de la apnea del lactante se describen a continuación.

La apnea del sueño en bebés

Bebé dormido con apnea

La apnea del sueño en bebés es un trastorno respiratorio relacionado con el sueño. Este conjunto de afecciones relacionadas incluye la apnea mixta del sueño, que es más común en bebés prematuros, y la apnea central del sueño, que se desarrolla con más frecuencia en bebés nacidos a término. Los padres debéis tener en cuenta que las pequeñas interrupciones en la respiración son comunes en bebés menores de 6 meses de edad y no se consideran peligrosas. La apnea suele ocurrir durante el sueño y es principalmente un trastorno que se presenta en los bebés prematuros. Antes del año 2000 se pensaba que la apnea del sueño era una enfermedad de los adultos mayores, pero también puede ocurrir en niños, desgraciadamente.

Si tu bebé sufre un episodio de apnea leve, no tendrá mayores consecuencias que el susto que te llevarás. En estos casos, la pausa para respirar es corta (10-15 segundos) y el bebé comienza a respirar de nuevo por sí solo. Las interrupciones de la respiración de hasta 15 segundos pueden ser normales. Conocido como respiración periódica, esto no es un síntoma de la apnea del sueño y por lo general no es peligroso. Es muy común en bebés prematuros.

Sin embargo, en un episodio de apnea grave, la respiración puede cesar durante 20 segundos o más.

Los siguientes síntomas se relacionan con las dificultades respiratorias más graves que pueden indicar apnea del sueño.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Cesación respiratoria superior a 20 segundos

Una cesación de la respiración durante el sueño en bebés de 20 segundos o más es la definición de apnea del lactante o infantil.

Visita al pediatra e infórmale de que tu bebé tiene pausas más largas en la respiración, especialmente si los síntomas siguientes también están presentes.

Si tu bebé no responde a un leve empujón durante estas interrupciones respiratorias prolongadas, llame a emergencias sanitarias de tu comunidad.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Cianosis… Volviéndose azul

Si el bebé comienza a ponerse de color azul (cianosis) debido a la falta de oxígeno en la sangre, retendrá dióxido de carbono y puede quedar inconsciente a menos que le estimules para que vuelva a respirar.

Una frente y un torso azules son señales de advertencia del agotamiento del oxígeno. Los bebés con una frente y/o tronco corporal que se tornan de color azul muestran signos claros de deficiencia de oxígeno causada por las dificultades respiratorias. Los labios azulados a veces son normales, así que esté atento, también, a una apariencia facial general de aspecto desagradable, como el aspecto demacrado.

Jadeo y amordazamiento

El jadeo y amordazamiento para respirar después de un largo cese en la respiración es un síntoma preocupante de la apnea del sueño. En la apnea central del sueño, el cerebro esencialmente “olvida” enviar la señal de respiración al diafragma del bebé. En los bebés prematuros, a menudo la causa es la apnea central del sueño seguida de una obstrucción en la respiración debido a la inmadurez del sistema respiratorio.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Cojera

Un síntoma adicional de la apnea del sueño en los bebés es una cojera de los músculos. Esto se debe a los bajos niveles de oxígeno en las extremidades, ya que el oxígeno disponible se reserva principalmente para las funciones de los órganos centrales.

Latidos cardíacos lentos

Una frecuencia cardíaca lenta es causa suficiente para una revisión del bebé. Los bebés con apnea del sueño pueden presentar latidos cardíacos más lentos de lo normal. Esta complicación, conocida como bradicardia, puede ser peligrosa, ya que puede llevar a casos de inconsciencia súbita en los que el bebé necesita reanimación. Aunque este síntoma es altamente preocupante y algunos lo relacionan con el Síndrome de Muerte Súbita Infantil, no hay evidencia clara que correlacione la apnea del sueño con el Síndrome de Muerte Súbita Infantil hoy en día.

En cualquier caso, debes ponerte en contacto con tu pediatra inmediatamente para concertar una prueba de apnea del sueño si tu bebé presenta una frecuencia cardíaca reducida.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Puedes ampliar información en este artículo: Apnea obstructiva del sueño en niños

Bebé de seis meses con apnea tardía

Apnea tardía

Los bebés prematuros tienen un mayor riesgo de padecer lo que se conoce como apnea tardía. Esta ocurre cuando el bebé tiene más de seis semanas de edad. La apnea tardía también puede afectar a los bebés a término y puede ser un signo de un problema subyacente como cardiopatía congénita, infección, anemia, meningitis o convulsiones.

El bebé se recupera de la apnea a medida que se trata la enfermedad subyacente en la mayoría de los casos. Incluso si no se encuentra ninguna causa subyacente, la apnea tardía es superada cuando el bebé cumple un año de edad.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Apena por reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico se define como el paso retrógrado involuntario de los contenidos gástricos hacia el esófago con o sin regurgitación o vómito. Es una afección fisiológica experimentada con frecuencia que se presenta varias veces al día, normalmente después de la ingesta de alimentos y no causa ningún síntoma.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) ocurre cuando el reflujo del contenido gástrico causa síntomas que afectan la calidad de vida o complicaciones patológicas, tales como la falta de desarrollo, problemas de alimentación o sueño, desórdenes respiratorios crónicos, esofagitis, hematemesis, apnea y otros eventos potencialmente mortales. Alrededor del 70-85% de los lactantes tienen regurgitación en los primeros dos meses de vida, y esto se resuelve sin intervención en el 95% de los lactantes en el primer año de edad.

El mecanismo predominante que causa la ERGE es la relajación transitoria del esfínter esofágico inferior. La regurgitación y el vómito son los síntomas más comunes del reflujo infantil. Una historia clínica completa y un examen físico con atención a las señales de advertencia que sugieren otras causas es generalmente suficiente para establecer un diagnóstico clínico de la ERGE infantil de carácter leve.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

La asfixia, las náuseas, la tos con los alimentos o una irritabilidad significativa pueden ser señales de advertencia para la ERGE u otros diagnósticos. Si hay vómitos fuertes, están justificadas las pruebas de laboratorio y radiográficas (serie gastrointestinal superior) para excluir otras causas de vómito.

Se cree que la irritabilidad, junto con el arqueamiento de la espalda en los bebés, es un equivalente no verbal de la acidez estomacal en los niños mayores. Otras causas de irritabilidad, como la alergia a las proteínas de la leche de vaca, trastornos neurológicos, estreñimiento e infección, deben descartarse previamente a un diagnóstico de ERGE.

La apnea por reflujo gastroesofágico es una de las manifestaciones extraesofágicas de la ERGE en los bebés.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

La ERGE puede producir apnea por dos motivos:

Si en la hora siguiente a la ingesta de alimentos del bebé tiene lugar un episodio de obstrucción de las vías respiratorias debemos pensar en la ERGE como causante del mismo. El laringoespasmo suele presentarse en recién nacidos, ya sea durante el sueño o la vigilia. La manifestación física del laringoespasmo es muy silenciosa, por lo que a los padres nos aterra no darnos cuenta cuando tenga lugar. El bebé mantiene su mirada fija, como perdida; su cuerpo presenta una postura muy tensa y su rostro se va tornando azulado. No hay movimiento ni sonido que nos haga sospechar o nos ponga en alerta. Ni tos, ni asfixia, ni vómito…

  • mecanismo reflejo central.

A diferencia del anterior, en el caso de mecanismo reflejo central el bebé está comiendo, por lo que al estar despierto las señales de advertencia son más fáciles de identificar. Se acompaña de un descenso del ritmo cardíaco (bradicardia).

Si quieres saber más sobre el reflujo gastroesofágico te invito a leer esto: Reflujo Del Bebé. Detección Temprana, Remedios Naturales, Causas Y Diagnóstico

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

¿Qué debes hacer ante un episodio de apnea?

A veces, frotar al bebé con un dedo o golpear las plantas de los pies puede ser todo lo que se necesita para terminar un episodio corto de apnea. Sin embargo, si el bebé se ha vuelto inconsciente, es posible que necesite una máscara de oxígeno para recuperarse.

Si la apnea es frecuente o grave, el pediatra puede decidir tratarla alterando condiciones en la incubadora, como bajar la temperatura, aumentar el oxígeno o colocar al bebé en una incubadora mecedora. También pueden ser necesarias transfusiones de sangre y medicamentos.

Bebé con apnea monitorizado

¿Se puede prevenir la apnea del lactante?

Como hemos dicho anteriormente, en la apnea de los recién nacidos, la respiración se detiene y comienza de nuevo automáticamente después de unos segundos. También puede causar una pausa prolongada que requiere que el bebé sea reanimado. Los bebés nacidos antes de las 34 semanas de gestación no tienen un sistema nervioso central completamente desarrollado, y a menudo no tienen un control adecuado del reflejo respiratorio.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Más información sobre el Reflejo Respiratorio.

Por los motivos anteriores, siento deciros que no existen medidas específicas para prevenir la apnea del lactante. Al tratarse de un signo de inmadurez en el desarrollo podemos tranquilizarnos al saber que disminuirá a medida que el bebé vaya creciendo.

Por lo general, un bebé prematuro estará continuamente monitoreado en una incubadora y el personal del hospital puede detectar fácilmente la apnea. Ante una caída en la frecuencia cardíaca o respiratoria del bebé sonará una alarma y la enfermera procederá a estimular al bebé para que reanude la respiración, si fuera necesario.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

En los casos de apnea tardía, los padres podéis no notar que el bebé deja de respirar mientras duerme. Cuando sospechéis o le hayan diagnosticado apnea a vuestro bebé, deberéis plantearos instalar un monitor en el hogar hasta que el problema la duda o el problema se resuelva. Esto es especialmente importante durante las primeras semanas de vida o hasta que el bebé alcanza una edad acorde con la gestación a término. Tristemente, esta medida resulta muy costosa si no lo prescribe un pediatra de la sanidad pública.

Aquí puedes encontrar algunos monitores básicos.

¿Cómo debemos actuar los padres?

Si se diagnostica apnea, probablemente reaparecerá, y es por este motivo el que más aterra a los padres.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

La mayoría de los bebés prematuros superan la apnea en el momento en que alcanzan su fecha normal de parto, pues su sistema nervioso se encontrará totalmente maduro y desarrollado para esa fecha.

Sin embargo, la apnea tardía no diagnosticada puede ser mortal y está asociada con el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

En mi opinión, todos los padres de bebés prematuros deberíais ser informados de la posibilidad de apnea. Debéis monitorear los patrones de respiración del bebé que nace prematuramente. También se os debería formar y dar instrucciones para poder reanimar a vuestro bebé si se presenta un episodio grave (sí, me estoy refiriendo a la RCP: reanimación cardio pulmonar). Esta medida ayudaría muchísimo a disminuir el riesgo de que vuestro bebé resulte gravemente dañado por los efectos provocados por la falta de oxígeno… efectos que pueden ser irreversibles e irreparables. Además, os ayudaría en gran medida a estar más relajados, al tener la tranquilidad de que sabréis actuar correctamente en caso de necesidad.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Si en vuestros centros sanitarios o vuestros profesionales médicos no os proporcionasen esta formación, os recomiendo a todos aquellas que estáis particularmente preocupados por la apnea tardía, que busquéis la manera de formaros e informaros en primeros auxilios infantiles.

Debido a que la apnea generalmente ocurre durante el sueño, los padres podéis optar por dormir cerca del bebé. En casos muy graves, si el bebé no está monitoreado, algunos padres optan por dormir por turnos.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Mi recomendación es que todos los padres de un recién nacido que ya se han instalado en casa con su bebé, visiten al pediatra desde el primer momento en que noten que el bebé presenta episodios de interrupción de la respiración durante el sueño. Esto es de vital importancia si el bebé nació prematuramente o tiene otras condiciones médicas que hagan saltar la alarma.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

¿Cómo se diagnóstica la apnea del lactante?

El diagnóstico de la apnea del sueño de los recién nacidos se hace mediante la observación del bebé por un médico pudiendo ser necesarias pruebas médicas para un diagnóstico certero. Los bebés prematuros que todavía están en el hospital bajo cuidado neonatal son monitoreados por máquinas que alertan al personal cuando un bebé deja de respirar.

Para diagnosticar la apnea inducida por reflujo gastroesofágico, ya sea por laringoespasmo o mecanismo reflejo central, el pediatra tendrá que recurrir a otra serie de pruebas como la determinación del pH esofágico o el estudio del sueño.

Médico diagnosticando apnea lactante

¿Existe tratamiento?

La apnea del sueño en los bebés se trata estimulando suavemente a los niños al acariciar sus cuerpos. Tocarlos de esta manera los induce a reanudar la respiración. En casos severos, puede ser necesario administrar oxígeno o medicamentos al bebé.

google_ad_client = 'ca-pub-5512390705137507';google_ad_slot = '8449422364/9303583692';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

En el caso de la apnea por reflujo gastroesofágico, el tratamiento será el correspondiente a la curación de la ERGE, tomando adicionalmente medidas preventivas que nos permitan tener controlado al bebé en caso de presentar un episodio apnéico.

Las apneas también se dan en adultos. Si quieres profundizar, solo tienes que ir aquí: La Apnea Del Sueño Idiopática: Síntomas, Causas y Tratamientos

Unisima.com

Newsletter

¿Qué es lo que piensas?