UP

La importancia del ácido fólico en el embarazo

Escrito por rev

El ácido fólico (también llamado vitamina B9 o folato) es algo que no puede faltar durante el embarazo, e incluso antes del mismo. En este artículo de Unisima te explicamos por qué, ¡atentos!

¿Por qué es tan importante el ácido fólico durante el embarazo?

La principal razón por la que se recomienda encarecidamente que este nutriente no falte es que ayuda a prevenir los defectos de nacimiento del feto, concretamente los relacionados con el tubo neural. Este tipo de nacimiento son bastante serios y afectan a la médula espinal y al cerebro, pudiendo provocar espina bífida o anencefalias.

Los defectos de nacimiento del tubo neural suelen darse en una etapa muy temprana del embarazo, incluso antes de que la futura mamá sepa que está embarazada. Por ello, se insiste en que las cantidades aconsejadas de ácido fólico sean observadas rigurosamente por las mujeres, muy especialmente si están planeando o intentan quedarse embarazadas.

En el caso de que la cantidad de ácido fólico recomendada sea consumida al menos un mes antes de concebir y se mantenga bien durante el primer trimestre de embarazo, el riesgo de que existan defectos en el tubo neural se reduce en un 70%. Según algunos estudios, el ácido fólico también ayudaría a reducir el riesgo de otros defectos, como labio leporino, defectos del corazón, fisura paladina, etc.

Otros motivos por los que es beneficioso el consumo de ácido fólico son que es bueno para prevenir la anemia creando glóbulos rojos normales, además de reparar el ADN y, con ello, ayudar a un rápido crecimiento celular de la placenta. Aparte, si el ácido fólico se toma con multivitaminas puede reducir el riesgo de preeclampsia, que es una complicación del embarazo peligrosa tanto para la madre como para la salud del peque en desarrollo.

Alimentos que contienen ácido fólico

Hay alimentos que contienen ácido fólico de manera natural, aunque, curiosamente, el cuerpo absorbe mucho mejor la versión sintética de la vitamina, por lo que es complicado llegar al nivel adecuado de ácido fólico sin consumirlo en complementos alimenticios.

Algunos alimentos que contienen ácido fólico de forma natural son las verduras de color verde oscuro, los nabos, los espárragos, la frutas cítricas y algunas legumbres como las lentejas.

Cómo saber si tienes deficiencia de ácido fólico

En el caso de que la deficiencia que se tiene de ácido fólico sea leve puede no haber síntomas, pero pese a ello no se estaría tomando una cantidad suficiente para un buen desarrollo embriónico en las primeras etapas del embarazo. Estos serían los síntomas que se notarían:

  • Debilidad física.
  • Mayor irritabilidad.
  • Falta de apetito y pérdida de peso.
  • Dolores de cabeza.
  • Palpitaciones.
  • Molestias en la lengua.
  • Diarrea.

¿Cuánto ácido fólico necesito consumir?

Si lo que se desea es prevenir el riesgo de que el bebé tenga un defecto del tubo neural, la cantidad recomendada serían unos 400 microgramos (mcg) de ácido fólico diarios. ¡Recuerda comenzar como mínimo un mes antes de empezar a buscar el embarazo!

Una vez que se sepa que se está embarazada, la cantidad ascendería a un mínimo de 600 mcg, y siempre menos de 1000mcg, sobre todo si se sigue una dieta vegetariana. Esto es porque entre los vegetarianos es más común una deficiencia de vitamina B.12, y un consumo alto de ácido fólico podría dificultar el diagnóstico de esa carencia.

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '9147830824';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

¿Has tomado suplementos de ácido fólico? ¡comparte tu experiencia con otras mamás!

google_ad_client = 'ca-pub-3521037705536953';google_ad_slot = '4578030428';google_ad_width = 300;google_ad_height = 250;

Unisima

Newsletter