Protector solar para pieles grasas

Basta con preguntarle a cualquier dermatólogo para que nos confirme que la protección solar es el paso más importante de cualquier rutina de cuidado de la piel. ¿Por qué? Porque el sol es la principal causa del envejecimiento de la piel.

Los rayos UV tienen un efecto nocivo sobre la piel los 365 días del año (sí, incluidos los días oscuros y nublados), y no estamos hablando solo de arrugas y manchas. Por lo tanto, es importante proteger la piel durante todo el año frente a la dañina radiación UV del sol.

Sea cual sea tu tipo de piel, tu tono o la amplitud de tu rutina matutina, asegúrate siempre de aplicar un SPF superior a 30 como último paso.

Sabemos que los protectores solares han tenido mala fama por ser demasiado espesos o grasos, dejando una película de residuos brillantes sobre el rostro.

Esto es especialmente desconcertante para las pieles grasas, ya que añadir protector solar a un cutis ya graso no ayuda a evitar ese brillo oleoso tan poco atractivo.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado y las fórmulas elaboradas por expertos están aquí para salvar nuestra piel, consiguiendo que ni lo notes, ni lo noten.

Así que, si tienes la piel grasa y estás buscando un nuevo protector solar favorito que mantenga tu tez protegida durante todo el día a la vez que luce mate y pulida, no busques más que estos héroes del FPS.

¿Qué buscar en un protector solar si tienes la piel grasa?

A la hora de comprar cualquier protector solar, es fundamental elegir uno con un SPF lo suficientemente alto, ya que el FPS 15 que te has estado poniendo no va a ser suficiente.

¿Qué es el SPF? Es el indicador de la capacidad contra las quemaduras solares, cuanto mayor sea el número, mayor es el poder de protección.

Para el uso diario, los expertos suelen recomendar un SPF 30 o superior. Si vas a pasar más tiempo al aire libre, se recomienda utilizar al menos un FPS 50, y reaplicarlo cada 2 horas para mantener la protección.

También es importante que te lo pongas 15 minutos antes de exponerte al sol, y vigila la cantidad: una cucharadita de café.

Sin embargo, si tienes la piel grasa, hay algunos factores más a tener en cuenta además del SPF.

Elige una fórmula ligera

Si no quieres que tu rostro tenga una apariencia «derretida» a mediodía, elige un protector solar de textura ligera. Por suerte, hay un montón de consistencias:

  • Las lociones y geles solares son fantásticos para los cutis grasos. Son más ligeros que las cremas, por lo que se absorben rápidamente y no tendrás que preocuparte de que tu rostro se quede pegajoso o, lo que es peor, con brillos.
  • Las versiones en polvo son ideales para matificar porque absorben la grasa y reducen los brillos, y dado su diseño con brocha incorporada, son muy prácticos para retocar o aplicar sobre el maquillaje. El único inconveniente: Deberías poner debajo un protector solar líquido para asegurarte de que tu rostro está adecuadamente protegido con una capa suficientemente gruesa.
  • Las cremas y sprays son útiles siempre que estén hechos con humectantes ligeros como el ácido hialurónico en lugar de ingredientes grasos como el aceite mineral, que puede obstruir los poros.

Los mejores filtros solares

En lo que se refiere a filtros -filtros químicos, minerales o una combinación de ambos- es, en última instancia, una cuestión de elección personal y de lo que sientas ligero en tu piel.

La mayor ventaja de utilizar protectores solares minerales (filtros físicos) es que, independientemente de la marca, se asientan sobre la piel en lugar de impregnarla parcialmente, lo que significa que el riesgo de sufrir granos relacionados con el protector solar es menor.

Normalmente, los minerales que se utilizan para proporcionar protección solar son el dióxido de titanio y el óxido de zinc, así que busca al menos uno de estos ingredientes como principio activo.

Entiendo que ese halo blanquecino es un problema real con la mayoría de los protectores solares minerales. Si te preocupa parecer un fantasma, puedes utilizar un protector solar que combine filtros UV minerales y químicos.

Elige productos sin aceite

Puede parecer obvio, pero te sorprendería saber cuántos protectores solares para pieles grasas incluyen aceites que obstruyen los poros.

Los expertos recomiendan evitar los ingredientes comedogénicos, como el miristato de isopropilo, el palmitato de isopropilo, el aceite de soja y el aceite de coco.

Busca en la etiqueta palabras como «sin aceite» y «no comedogénicas».

Para simplificar aún más las cosas, muchos sitios web de belleza te permiten seleccionar «sin aceite» como ingrediente mientras clasificas todas las alternativas, así que asegúrate de activarlo antes de añadir nada a tu cesta.

Palabras clave en la etiqueta

Busca palabras como «matificante», «absorbe la grasa», «minimiza los poros», «sin brillos» «tacto no graso» y «difumina». Se utilizan con frecuencia en las etiquetas, envases y/o descripciones de productos de protectores solares diseñados para pieles grasas.

Componentes activos, como los sílices poliméricos, también son aliados en el control del brillo y la untuosidad.

Todo esto ayudará a que estés bien protegido de la radiación ultravioleta (UVA) y (UVB), a la vez que evitas la obstrucción de los poros, minimizando así la formación de puntos negros y espinillas.

Mi recomendación en este sentido es que use el protector solar de nezeni cosmetics, SIN conservantes, con filtros físicos Naturales No Nano, hipoalergénico y para todo tipo de pieles. En este artículo con las Mejores Cremas de Protección Solar Rostro y 1 SIN CONSERVANTES os explico un poco más todo el problema de salud que conllevan los conservantes de los cosméticos.

LINKEDIN - IG

VIVE EN:  Santander

EDUCACIÓN: 

PROFESIONAL:
  • Redacción de artículos de belleza en Unisima.com
  • Creadora del blog de cocina delicista.es
  • Ayudante de nutrición en CIRIZA ESCALANTE ESTETICA Y NUTRICION SL
  • Experiencia

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *