(for TCF 2.0) -->
Escrito por

Hidratación Facial: Beneficios, Consejos y Recetas Caseras

Nuestro rostro es nuestra carta de presentación ante los demás, y aunque la genética ayuda, tener un cutis bonito no es un milagro divino, caído del cielo, ya que la constancia y realizar una buena rutina facial es fundamental para que nuestra tez esté en buen estado y además…¡luzca radiante!.

Entre estos pasos que realizamos cada día, uno de los más relevantes es el momento en el que humectamos la piel, ya que al aportar nutrición, en este único gesto, en realidad, sin darnos cuenta estamos añadiendo muchos más beneficios de los que creemos.

Para sumar en nuestra piel la cantidad de agua que necesita podemos optar por diferentes fuentes o formas de llevar a cabo nuestro objetivo, siendo la forma más habitual el uso de una crema, la cual extendemos sobre el rostro de una forma tópica.

El abanico de opciones es amplio hoy en día, así que podemos decantarnos por numerosas opciones que se ajusten más o menos a las necesidades de nuestra piel y a nuestros gustos personales, en función del formato, los activos, textura del producto…cada uno de estos aspectos irá sumando puntos, para que consigamos el producto ideal.

De todas formas, aunque pueda parecerlo, no siempre es fácil encontrar un producto de esta índole que se ajuste por completo tanto a nuestra piel como a nuestros gustos, por ello conocer cuál son los mejores nunca está de más, sólo tienes que clicar aquí: mejores cremas hidratantes del mercado.

Junto con esta rutina facial, esencial para el correcto funcionamiento de la piel es importante que conozcas un poco más de información acerca de la hidratación facial y cual son sus beneficios y propiedades, a fondo.

¡Presta atención, que comenzamos enseguida!.

La hidratación facial: una herramienta esencial para la piel

Hidratación facial beneficios

La piel por naturaleza en su dermis tiene un porcentaje de 10 o 20 % de agua, este agua es la que ayuda a que la piel mantenga su elasticidad además que esa hidratación crea una capa protectora como barrera protectora.

Si el porcentaje de agua baja (menos de 10 %) la piel se torna seca y áspera. El organismo es muy sabio y este agua que la piel necesita viene de un proceso orgánico (la glucosaminoglucanos) también las glándulas sudoríparas liberan sudor y ayudan a la superficie de la piel que se mantenga turgente.

Para evitar que la piel no pierda el agua tan rápido y se mantenga hidratada, aunque el organismo es sabio, no está de más brindarle una mano amiga, incorporando sustancias hidratantes.

Con el paso de los años, la piel del rostro envejece de una forma natural, siendo un proceso que forma parte de nuestra propia naturaleza. En este transcurso de los años, las glándulas sebáceas, encargadas de proteger y lubricar los tejidos, van poco a poco disminuyendo su rendimiento.

Además, también se reducen los niveles de colágeno, que es la proteína que otorga los niveles adecuados de elasticidad a la piel, haciendo que nuestro cutis se vea más flácido y más opaco.

Llevar a cabo una rutina hidratante completa nos ayudará a retrasar los signos de la edad, mejorando los niveles de agua, aportando las proteínas y vitaminas que la piel necesita para evitar alargar la juventud en el rostro.

Beneficios de hidratar la piel a diario

Si mantenemos de una forma constante nuestros tejidos humectados, tanto externa, como internamente conseguiremos una mayor luminosidad y firmeza, minimizando los signos de fatiga.

De una forma visible, notaremos cuando la piel del cutis está bien nutrida porque es más flexible, cuenta con menos grietas y las líneas de expresión están menos marcadas. Sí…¡tener la piel bien hidratada es una de las mejores herramientas anti-edad que existen!.

Adapta tu tratamiento hidratante a tu tipo de piel

Igual de importante es nutrir nuestra tez de la forma apropiada, como conocer bien cómo debemos incluir los beneficios de esta rutina, en función de nuestro tipo de piel.

1. Beneficios de hidratar la piel seca

Se caracteriza por ser escamosa, áspera, llena de poros y de manchas, mayormente estas son consecuencias del paso del tiempo por eso es común en personas mayores de 30 años.

Uno de los síntomas generales es el picor y la excesiva cantidad de arrugas, lo ideal con este tipo de piel es dar la mayor hidratación posible, además se deben usar productos que regeneren la vitalidad de la piel y quiten ese aspecto opaco que la caracteriza.

2. Beneficios de hidratar la piel grasa

En esta ocasión, este tipo de pieles cuentan siempre con un aspecto más brillante y untuoso, los principales síntomas son el acné y la dilatación de poros.

Si cuentas con una piel grasa debes tener en cuenta que se debe hidratar con cautela, no hay que ser excesivo ya que un uso desorbitado de cremas hidratantes podría empeorar la situación, lo ideal es hacer una buena limpieza y exfoliación con un toque de hidratación.

Si quieres conocer más información sobre cómo cuidar este tipo de piel solo tienes que echar un vistazo al siguiente link: cómo cuidar la piel grasa y los poros dilatados.

3. Beneficios de hidratar la piel sensible

Esta se caracteriza por no soportar agentes externos como calor, sol o humo, es decir cualquier exposición la daña. Este caso en particular se reconoce por el enrojecimiento de la piel, para estos casos lo ideal es aportar nutrición, pero concentrase sobre todo en la protección y regeneración de la piel.

Sigue los consejos que te mostramos  a continuación para aprender a cuidar y tratar la piel más delicada. Pincha aquí: ¿tienes la piel reseca y sensible?¡aprende las causas y a tratarla!.

Las mejores rutinas faciales de hidratación para conseguir una piel bonita y suave

Nuestro objetivo es lograr una piel sana, que esté equilibrada y que contenga el agua y los nutrientes necesarios. Lograr esto, como sabemos, no es algo que suceda de casualidad sino que tenemos que currárnoslo cada día, sin excepciones.

Sin embargo, no solo será importante realizar una rutina adecuada, sino que también será de vital importancia que conozcamos los aspectos que dañan y amenazan considerablemente su estructura.

Una amenaza para la correcta hidratación de la piel: los agentes externos

Estos agentes, amenazan el buen estado de nuestro tejidos a diario, así que es importante conocer de primera mano cuál son los que más afectan y cómo podemos tenerlos bajo control.

¡Cuidado con los rayos del sol!

Se trata de una fuente de beneficios para nuestra salud y si nos protegemos de la forma adecuada, también puede ser un regalo para nuestra piel. Es una fuente generosa de vitamina D, sin embargo, si de una forma constante nos sobreexponemos sin añadir un protector solar nuestra piel se resecará, haciendo que los niveles de deshidratación aumenten.

Hidratación facial protector solar

Elimina el consumo de alcohol y tabaco

¿Sabías que el consumo de tabaco altera los niveles de vitamina A, afectando directamente a la producción de colágeno? este hecho, sin duda, trae consecuencias negativas ya que por este motivo nuestra tez perderá flexibilidad y elasticidad.

Por otro lado, el consumo de alcohol provoca deshidratación y hace que disminuya notablemente los antioxidantes. Debido a la pérdida de oxígeno que sufren nuestros tejidos, como consecuencia obtendremos una piel flácida.

Además, consumir alcohol produce alteraciones en el hígado, impidiendo que elimine toxinas, así que éstas se irán acumulando en nuestra piel.

Además, ten muy claro que tanto el el tabaco como el consumo de alcohol son dos malos hábitos, que solo repercutirán de una forma negativa en nuestra salud, así que, ¿no crees que ya ha llegado el momento de llevar una vida saludable?.

Calefacción y aire acondicionado

Un uso frecuente de ambos aparatos puede afectar directamente en los niveles de humedad que nuestra piel contiene de una forma natural. ¿El resultado? una piel reseca, apagada y sin brillo.

Malas prácticas alimenticias

Consumir de una forma constante alimentos que no sean saludables no solo afecta negativamente a nuestra salud, ya que enseguida se reflejará en nuestro rostro.

Si no añadimos los nutrientes necesarios que nuestra piel necesita para estar saludable, el déficit de vitaminas A, C y D provocará la pérdida del equilibrio en nuestra dermis, interfiriendo en la luminosidad y en la elasticidad.

Evita el estrés constante

Sufrir ansiedad o estrés de una forma constante contribuye a desajustar los niveles hormonales. La consecuencia principal de estos desequilibrios provocarán la destrucción de ácido hialurónico y colágeno, dando lugar a un rostro que se muestra con la piel quebradiza y apagada.

Recomendaciones para frenar el daño de los agentes externos

Tras conocer con más detalle cuál son los principales agentes externos que afectan al equilibrio de tu piel, poner remedio de una forma inmediata será mucho más sencillo. Si quieres mantener la hidratación en tu piel y evitar que pierda agua cada día, sigue estas recomendaciones:

  • Elimina por completo el consumo de sustancias consideradas tóxicas como el tabaco y el alcohol, ya que impactan directamente en nuestras vitaminas, minerales y proteínas.
  • Realiza ejercicio de una forma constante: gracias a la práctica de ejercicio conseguirás estimular la circulación, aumentando el oxígeno y activos. Por otra parte, gracias al sudor conseguiremos eliminar células muertas y toxinas.
  • Utiliza protectores solares: debes elegir el más adecuado para tu fototipo, aunque, de una forma general se aconseja que no utilices un protector solar que sea menor a FPS 30.
  • Sigue una alimentación saludable: el déficit de nutrientes puede aumentar la deshidratación de la piel. Una dieta rica en oligoelementos y vitamina C ayudará a oxigenar y regenerar tu organismo y tu piel.
  • Utiliza cosmética que sea de calidad: estos productos se distinguen enseguida por contar con formulaciones saludables, con buenas cantidades de activos, que nos ofrecen una hidratación adecuada en la piel. Entre los componentes preferidos está el ácido hialurónico, un activo con el que atraeremos y retendremos el agua que nuestra tez necesita. Además, se trata de un poderoso activo antiage que mejora la regeneración de la piel.

Pasos básicos para una correcta hidratación facial

Si queremos que todo esté en orden en nuestro cutis, hay tres pasos fundamentales que debemos realizar a diario y que, aunque ya hemos mencionado de forma general, creemos que es conveniente que los conozcas de una forma un poco más detallada. Son los siguientes:

1. Limpieza: es el pilar de toda rutina facial, ya que si no realizamos una limpieza adecuada a nuestro tipo de piel, los productos que utilices, no actuarán de la forma que deben. Si la piel está saturada de suciedad, los poros no podrán absorber los nutrientes ni podremos aportar el agua necesaria.

Para eliminar de una forma más efectiva la suciedad también puedes optar por realizar una doble limpieza facial, de este modo te asegurarás que tus poros quedan totalmente libres de excedentes.

2. Hidratación: debemos buscarla en diferentes fuentes, tanto externamente como internamente. Externamente, lo más cómodo es utilizar cremas que incluyan ingredientes humectantes, con buenas capacidades filmógenas. Internamente, como ya hemos aprendido, no puede faltar los dos litros de agua que debemos tomar cada día.

3. Protección: si llevas a cabo estos dos primeros pasos, pero luego descuidas el uso de protección solar, en cuestión de segundos, todo tu esfuerzo servirá para absolutamente nada, siendo tu piel la principal afectada.

Recuerda que los rayos del sol, además de ser una excelente fuente de vitaminas para la piel, también absorbe la hidratación. Lo dicho, no te olvides de usar todos los días un buen protector solar.

Estos son los pasos esenciales para realizar una rutina hidratante de una forma correcta, si los sigues con constancia es muy probable que no necesites realizar tratamientos de belleza muy costosos para conseguir un cutis saludable y nutrido, ¡si eres constante, ten paciencia porque obtendrás buenos resultados!.

¿Podemos utilizar ingredientes naturales para hidratar la piel? Sí, ¡se puede!

Hidratación facial componentes naturales

Como hemos indicado existen otras formas de aportar nutrición, de hecho, hay muchos trucos y remedios terapéuticos para mantener la piel hidratada y libre de suciedades.

Hay que ser precavido y no inventar recetas extrañas o productos desconocidos con la piel de nuestro cutis, el primer paso es documentarse sobre la higiene facial y si lo ves necesario no está de más buscar la ayuda de un experto para tomar nota de todos esos trucos infalibles, que nos harán tener un rostro radiante.

Sin embargo, nunca está de más conocer algunas recetas caseras con las que podamos sumar nutrientes e hidratación; incluir en nuestra rutina una buena mascarilla facial casera nos ayudará a aportar cantidades de agua de una forma rápida, saludable y además, ¡de una forma muy sencilla!.

Presta atención a estas tres mascarillas caseras humectantes que te presentamos a continuación:

3 mascarillas caseras hidratantes

No hay nada más saludable que consumir productor frescos y sabrosos, tener una piel sana puede ser la combinación de una alimentación equilibrada y de un cuidado ideal, pero además de consumirlos los ingredientes naturales también los podemos convertir en cremas para untarnos en la piel del rostro, las mascarillas elaboradas en casa con ingredientes naturales, siempre son una combinación perfecta.

1. Mascarilla de plátano + aceite de oliva

El plátano tiene un alto porcentaje de nutrientes y agua, por eso es una fruta muy utilizada en este tipo de mascarillas. Preparar esta mascarilla es muy fácil solo debes coger un plátano maduro y triturarlo con un cubierto, agregar unas gotas de aceite de oliva para ganar cuerpo en la mezcla y… ¡listo!.

2. Mascarilla de pepino

Al igual que el plátano el pepino tiene gran cantidad de agua muy beneficiosa para la piel y el organismo. Preparar la mascarilla sólo es cuestión de minutos, hazte con un pepino y tritúralo en la licuadora (conserva dos rodajas para los ojos) coloca la mezcla en tu rostro y las dos rodajas en tus ojos y ya estaría todo listo.

3. Mascarilla de aceite de oliva + huevo

Esta preparación está constituida por aceite de oliva, vinagre blanco y un huevo; para elaborarla, sólo se debe mezclar dichos ingredientes en una batidora, hasta que obtengamos una mezcla que sea homogénea y también sea fácil de untar.

La combinación de estos ingredientes nos ayudará a nutrir la piel enseguida, siendo muy favorecedora para el cutis por sus base con componentes humectantes.

Si ya has probado estas tres opciones que te presentamos pero aún quieres más, no te preocupes, porque tienes algunas recetas caseras de más en el siguiente enlace: cómo hacer una mascarilla facial hidratante.

Ahora que conoces a fondo la importancia que contiene una buena hidratación facial, podemos comprender mucho mejor los beneficios que aporta este gesto tan básico y a la vez, tan necesario.

¿Qué es lo que piensas?