(for TCF 2.0) -->
Escrito por

¿Funciona el aloe vera para tratar el eccema?

Piel roja, escamada, con picor e irritada, el eccema es una afección de la dermis muy desagradable y molesta. Apuesto a que quieres deshacerte de ella lo antes posible.

Afortunadamente, existen algunas opciones fáciles y naturales para aliviar los síntomas. ¿Has pensado en el aloe vera como cuidado diario? Puede que lo asocies más a quemaduras solares y cicatrices, pero esta planta puede hacer mucho por tu piel irritada.

Todos sabemos las propiedades hidratantes y regenerantes que posee, las cuales, pueden ser de gran ayuda para mantener humectada la piel seca y sensible con eccema, y ayudar a calmar el picor, la inflamación y el enrojecimiento.

En este artículo vamos a analizar todo lo que el aloe vera puede hacer por esta afección, y otras formas efectivas de tratar y prevenir el malestar.

Pero antes de que puedas enfrentarte a esta condición de la piel, es importante que entiendas con lo que estás lidiando.

Eccema

El uso del Aloe Vera para tratar el Eccema

La piel propensa a este problema es muy sensible, y no hay mejor solución para la piel delicada que el aloe vera. Ofrece unos 75 nutrientes, 20 minerales, 12 vitaminas, 18 aminoácidos y 200 enzimas activas.

Esta planta también es excelente porque contiene vitaminas A, B1, B2, B6 y B12, C y E, así como ácido fólico y niacina. También encontrará minerales como cobre, potasio, hierro, magnesio, sodio, calcio, zinc, cromo y manganeso.

Pero no vale con cualquier crema, lo mejor es que busques una con una gran concentración de dicha sustancia, a continuación os dejo las mejores opciones del mercado: Las Mejores Cremas con Aloe Vera

Aunque no hay cura para el eccema, es mucho lo que esta planta puede hacer para mejorar las cosas y mantenerte cómodo en tu propia piel.

Es especialmente útil en los periodos interbrote, y es una buena alternativa a las cremas con cortisona que, aunque aliviará la piel en un instante, hay que usarlo con moderación. Lo mejor es que optes por una crema especial para pieles atópicas para mejorar los síntomas más fuertes.

Si los síntomas son más severos, habla con tu médico acerca de un medicamento para aliviar la comezón. Además, en esos casos graves, si tienes llagas abiertas o heridas supurantes, puede haber una infección, así que asegúrate de que un profesional te lo examine.

Recetas con aloe vera

Aquí os hablaré de algunas formulaciones que podemos hacer en casa de forma sencilla y rápida para conseguir aliviar la dermis castigada.

Crema con aloe vera

Ingredientes

  • Una cucharada de zumo de limón
  • Una cucharada de aceite de germen de trigo
  • La pulpa de 3 hojas de aloe vera
  • Harina 
  • Aceite esencial 

Pasos a seguir:

  1. El único paso que hay que cumplir es verter todos los ingredientes en un recipiente y batir hasta que se haya triturado todo y formado una especie de pasta cremosa.

Para espesar la pasta, lo ideal es que vayamos incorporando la harina poco a poco hasta conseguir la consistencia que queremos.

Lo ideal es aplicarla justo antes de irnos a dormir, de esta forma podrá trabajar en nuestra piel hasta la mañana siguiente y los resultados serán mejores.

Aloe vera

Gel de aloe vera

Si os gusta más la textura en gel, más refrescante  y quizás un poco menos untuosa, esta receta será ideal.

Ingredientes

  • 2 pastillas jabón de glicerina
  • 4 cucharadas de miel
  • 100 g de cera de abeja
  • Ralladura de limón
  • Pulpa de 4 ramas de aloe vera
  • 100 ml de aceite de oliva

Pasos a seguir:

  1. Lo primero que haremos será derretir las pastillas de glicerina, en el microondas (también podéis comprar ya líquida)
  2. Una vez que esté, lo añadimos todo menos el aceite.
  3. El aceite lo ponemos a calentar hasta que esté templado. Ahora sí, añadimos al resto de la mezcla y batimos.

¿Qué es exactamente el eccema?

En términos generales, es la inflamación o irritación de la piel. En realidad viene de una palabra griega que significa “hervir” y si estás sufriendo de este problema, ¡ya sabes a qué se debe ese nombre!

No es sólo una condición. En realidad es el nombre de una serie de problemas que causan picor e inflamación de la piel.

De hecho, hay ocho tipos de eccema, incluyendo dermatitis atópica, dermatitis de contacto, eccema dishidrótico, de manos, liquen simple crónico, numular, dermatitis seborreica y dermatitis por estasis.

Una persona no sólo puede tener cualquiera de estos ocho tipos diferentes de esta afección, sino que también puede tener más de un tipo diferente en cualquier momento.

Aunque hay algunas características definitorias de cada tipo, no es fácil adivinar el tipo o incluso saber con seguridad que tienes eccema sin un diagnóstico.

Una vez diagnosticado, hay varios tratamientos y algunos remedios caseros que puedes usar para aliviar los síntomas.

¿Es contagioso?

No, no es contagioso. No tienes que preocuparte por pasárselo a otra persona o contagiarte. Pero aún así, se cree que es hereditario. Si tienes eccema, hay muchas probabilidades de que alguien más en tu familia lo tenga.

Es muy común. Afecta del 1 al 3 por ciento de los adultos y de 10 a 20 por ciento de los niños.

¿Qué causa el eccema?

Lo creas o no, los expertos no saben exactamente qué causa esta afección. Creen que es una combinación de genética y medio ambiente.

Parece que una serie de factores pueden hacer que el sistema inmunológico se sobrecargue. Las causas más habituales incluyen piel seca, estrés, clima, cambios hormonales e irritantes como jabones y limpiadores domésticos, humo de cigarro, perfume.

Y, aunque pueda parecer contradictorio, muchas cremas hidratantes pueden irritar y resecar la piel. Por eso el aloe vera es un gran tratamiento para aliviar las pieles atópicas. Por ser natural y calmante, es perfecto para pieles ultra sensibles.

Aquí os dejo una lista con las lociones mejores valoradas para tratar este tipo de dermis: Análisis dermatológico: 11 Mejores Cremas para Pieles Atópicas

Tipos de eccema

Consejos para prevenir brotes de eccema

Lo más importante es saber qué acciones o productos desencadenan los brotes. Empieza por lo que te estás aplicando en la piel.

  • El jabón es muy resecante para la piel. Utilízalo de forma limitada y opta por fórmulas suaves e hipoalergénicas que contengan aloe vera y manteca de karité para añadir hidratación. Evita cualquier cosmético con perfume o fragancias.
  • Limita los baños solo a las partes que tienden a ensuciarse más, por ejemplo, las axilas, las ingles y los pies.
  • Baja la calefacción y evita darte baños o duchas muy calientes, pues este calor excesivo reseca la piel y puede empeorar el eccema.
  • Puedes añadir lejía (diluida y en dosis muy controladas) al agua del baño para prevenir las bacterias y microorganismos perjudiciales. Y, por supuesto, escucha a tu piel.
  • Termina el baño con crema hidratante. Cada vez que te laves la piel, ponte crema hidratante después. Para un poder hidratante extra, aplica una loción ligera y luego pon aloe vera en las áreas más secas.
  • Las cremas y lociones deben tener ingredientes naturales. En última instancia, cuantos menos ingredientes tenga en la etiqueta, mejor será para tu piel.
  • Es importante que seques la piel con suaves palmaditas, sin frotar.
  • Lleva siempre contigo un humectante y aloe vera para aplicarlo cada vez que lo necesites o te laves las manos.
  • Protege tus manos. Muchas personas se enfrentan al peor eccema en sus manos. La mejor manera de prevenirlo es usando guantes, idealmente de algodón forrado de látex, cada vez que haga las tareas domésticas para evitar el contacto con los productos de limpieza y el exceso de agua.
  • Usa detergentes suaves. La gente a menudo olvida con cuántos productos químicos están empapando su ropa. Evita los detergentes de color y perfumados que pueden irritar la piel, así como los suavizantes. Opta por los detergentes naturales y haz un aclarado extra con centrifugado después de un ciclo de lavado para eliminar la mayor cantidad de residuos posible.

¿Qué es lo que piensas?