Rutina facial: pasos y consejos para un cuidado eficaz

Nuestro rostro es la primera parte del cuerpo que visibilizamos cuando conocemos a una persona: es nuestra tarjeta de presentación.

Así que, podríamos decir que una de las claves para mostrar un buen aspecto, es mantener los cuidados básicos de nuestro rostro. Adquirir este hábito de forma precoz es esencial para prevenir el envejecimiento acelerado.

El estrés, la mala alimentación, el exceso de sol, fumar, los cambios hormonales y la contaminación son algunos de los factores que interfieren negativamente con el proceso de renovación celular. Generan la producción de radicales libres y comprometen la hidratación de la piel, lo que afecta su apariencia.

Una rutina básica de cuidado de la piel es necesaria para reducir al mínimo los efectos negativos, y debe ser parte de nuestra higiene diaria.

Para ello, es necesario adoptar medidas y tratar de incluirlas en tu día a día. Al principio, puede parecerte aburrido o tedioso, pero con el tiempo, tras ver los resultados… ¡se convertirá en una rutina imprescindible!.

Pasos esenciales para realizar una buena rutina

rutina facial cuidado de la piel

Para lograr un cuidado facial óptimo, lo ideal es seguir una rutina facial que sea completa, en la que se incluyan los pasos más esenciales. Por ello, hemos reunido los más importantes, los imprescindibles, en las siguientes líneas:

1. Elimina el maquillaje

Esta paso no siempre es necesario, ya que dependerá de si previamente nos hemos maquillado o no, en el que caso de que así sea será imprescindible retirar toda la pintura del rostro.

Para ello necesitaremos un buen desmaquillante facial, que sea capaz de retirar incluso en maquillaje más resistente sin causar daños en la dermis.

Fíjate bien que los puedas usar para desmaquillar los ojos, ya que como veremos más abajo son zonas más delicadas y hay que prestar especial atención.

2. Realiza una buena limpieza

La limpieza de la piel es fundamental para eliminar las células muertas, sudor, secreciones naturales, contaminación y restos de maquillaje.

Debe hacerse con productos específicos que sean eficaces, insistiendo sobre todo en productos apropiados para la eliminación de los puntos negros y espinillas.

Esto reduce la flora bacteriana y las impurezas de la dermis, esencial para el mantenimiento de todos los tipos de piel para eliminar las impurezas de los poros y también ayuda a los tratamientos faciales, para que los cosméticos penetren en la dermis.

Verifica que lavas tu rostro con la temperatura del agua apropiada, es preferible que ésta sea natural.

El agua muy caliente elimina la capa protectora natural de la piel, favoreciendo la producción de aceite y, en consecuencia, la formación de acné. Finaliza el proceso presionando una toalla o papel contra la cara, sin frotar, para evitar lesiones.

3. Aplícate un buen sérum

Cuando nos referimos a un buen suero, estamos haciendo referencia a un suero que realmente sea de calidad.

En el mercado encontrarás opciones efectivas, incluso alternativas específicas para el cuidado masculino o sueros para las pieles más maduras.

Pero… ¿sabes qué es exactamente un sérum?. Se trata de un fluido, normalmente con textura muy ligera, que cuenta con una cantidad de activos muy concentrada, que trabajan de una forma más precisa en nuestra tez.

Los puedes encontrar de diferentes tipos, tanto antiedad, como hidratante, despigmentante… un amplio abanico que te permite elegir cuál es el más apropiado, teniendo en cuenta las necesidades de tu cutis.

4. ¡Es el momento del contorno de ojos!

Esta zona merece una atención especial, ya que es la parte más sensible del rostro. Es el lugar donde aparecen las primeras arrugas. Los cosméticos específicos están formulados con ingredientes especiales para no dañar los ojos.

Es importante usar cremas específicas en el área alrededor de los ojos, para mantener el sitio correctamente hidratado, mejorar la textura de la piel y promover la renovación celular de superficie. Con el uso diario y continuo, es posible evitar la aparición de líneas no deseadas.

5. Aplica una buena hidratante facial

Después del ritual de limpieza, la dermis está preparada para recibir una hidratación adecuada.

Tanto la piel seca como la grasa necesitan hidratarse. Es un error común para imaginar que el producto sólo sirve para aumentar la producción de sebo.

El uso de cremas hidratantes en el rostro graso necesita recomendaciones específicas, que sólo un buen profesional sabrá a proporcionar al paciente.

El uso adecuado de la crema hidratante repone la humedad de la dermis, eliminando tensiones y suavizando las arrugas. Durante la aplicación, se recomienda que hagas algunos movimientos específicos para mejorar aún más el resultado.

Como hemos indicado, la hidratación es fundamental en todos los tipos de pieles, pero sobre todo está indicada para rostros secos, de forma natural o por la exposición excesiva al sol.

Además el resultado inmediato es que es un gran método de prevención del envejecimiento, porque crea una película protectora en la dermis.

Para conseguir este aporte de hidratación, se aconseja escoger cremas hidratantes que sean efectivas, con buenos ingredientes con capacidades humectantes.

6. ¡No olvides el protector solar!

protector solar cuidado facial

A menudo no nos damos cuenta de los rayos solares, pero están ahí, firmes y fuertes. Así que es hora de aplicar el protector.

¡Recuerda que aunque no haya sol también te quemas! En el verano, no podemos bajar la guardia y tenemos que redoblar el cuidado de la piel, especialmente en el rostro, que es más sensible y está expuesto durante todo el día.

El uso de protector es esencial para proteger la piel de la acción de la luz solar, que es uno de los mayores villanos de envejecimiento. Se debe utilizar diariamente, así estés en la playa o no.

El protector solar ayuda a proteger el cutis contra la radiación ultravioleta del sol, lo que reduce las quemaduras solares y otras lesiones cutáneas. Además de estos beneficios, su uso también está vinculado a un menor riesgo de cáncer de piel.

Con una exposición directa al sol, debes volver a aplicarte el producto cada dos horas.

7. Por la noche: imprescindible el uso de una crema antiedad

Incluso durante el sueño es posible potenciar los tratamientos de limpieza y cierre de los poros. ¿Cómo? Con cremas de noche.

Las que contienen ácido retinoico, por ejemplo, ayudan en el tratamiento del acné, pero dejan la dermis más sensible a la luz.

En la fase adulta, comienza la preocupación por el envejecimiento prematuro, ya que con los años, el envejecimiento natural del rostro se intensifica.

Factores ambientales, estilo de vida y factores psicológicos influyen en nuestro bienestar y la salud de nuestra dermis. Por lo tanto, cada vez es más importante tener un especial cuidado con la piel.

La cosmética facial madura debe contener propiedades para contrarrestar la flacidez y estimular el tono muscular.

Es importante el uso de un sistema antiarrugas intensivo para disminuir las señales de expresión de las arrugas superficiales finas.

Otros pasos (importantes), que complementan tu rutina facial

  • Exfoliar el rostro (después de la limpieza)

El exfoliante es ideal para una limpieza más profunda de la piel, eliminando impurezas y las células muertas de manera efectiva.

La exfoliación también estimula la renovación natural de las células del cutis y ayuda en el tratamiento de las espinillas. Además, lo prepara para recibir un tratamiento adicional, ya que por ejemplo, mejora la absorción de lociones hidratantes.

El exfoliante puede ser un aliado, pero se debe tener cuidado, sobre todo si la persona está haciendo un tratamiento dermatológico que sensibiliza la piel. El procedimiento debe realizarse en función de cada producto, respetando el tiempo y forma de aplicación.

Pero, en general, el uso de exfoliante no debe ser diario, lo ideal es que la aplicación sea semanal o cada dos semanas.

  • Aplicar una mascarilla facial (después de la limpieza)

La mascarilla es excelente para cerrar los poros. Algunos ingredientes son muy utilizados en las mascarillas faciales como por ejemplo las algas marinas, son nutritivas y desintoxican la piel; las arcillas naturales, cuando se usan en conjunto con las algas marinas, elimina las impurezas y limpia el rostro en profundidad.

Así que esta es la mezcla ideal para aquellas personas que quieran obtener un cutis limpio y saludable. Si tu piel está seca, se recomienda que utilices una crema hidratante antes de la aplicación de la mascarilla facial.

También puedes apostar por el uso de las mascarillas faciales secantes, que son un tipo de máscaras faciales que cuentan con propiedades astringentes que nos ayudan a mantener los poros cerrados.

De esta forma se evita que entren impurezas en la piel que puedan obstruir los poros y causar puntos negros y espinillas. La selección del producto debe realizarse con la ayuda de un profesional para evitar la descamación y otras lesiones.

  • Refresca tu piel con un tónico (después de la limpieza o la exfoliación)

exfoliar el rostro cuidado facial

El tónico facial se utiliza para la limpieza adicional del rostro. Tiene el papel de protegerla de la acción de los radicales libres, ayudando a reducir la apariencia de los poros dilatados y estandarizando la textura del cutis.

Esta loción también tiene la función de mantener la humedad natural de la tez, además de proporcionar más elasticidad y beneficiar el tono muscular.

Ayuda a proteger la barrera de tu piel, utilizando un buen tónico facial.

  • Iluminar el tono utilizando cremas despigmentantes

Las manchas en la piel, son un tormento para todos aquellos que queremos una tez sana y homogénea. Las causas de estas manchas pueden ser las más variadas, como por ejemplo un cambio en la producción de melanina, infecciones, trastornos hormonales, la exposición al sol y las cicatrices del acné.

Cualquiera que sea el tipo con el que cuentes, lo más importante es consultar con tu médico y te recomiende el mejor tratamiento para aclarar las manchas.

Consejos para mantener tu piel en buen estado

Para conseguir una dermis perfecta, os recomendamos seguir los siguientes hábitos saludables:

  • Planifícate para hacer el cuidado diario de tu piel. Pocos minuto, dos veces al día, pueden hacer que su rostro renazca.
  • Bebe abundante agua, esencial para el buen funcionamiento de la totalidad del organismo;
  • Trata de mantener una dieta equilibrada, a base de verduras, frutas y alimentos ricos en fibra.
  • Busca crear las condiciones para tener un sueño de calidad y con la duración apropiada.
  • Practica actividades físicas con regularidad.
  • Hazte un masaje facial con una esteticista de tu confianza, para mejorar la circulación sanguínea y el tono muscular.
  • Haz gimnasia facial para fortalecer los músculos, lo que dificultará la aparición de líneas de expresión y las líneas superficiales, y estimulará el tono muscular alrededor de los ojos.

Finalmente, además de estas buenas prácticas, también existen otras que debes evitar. Te desaconsejamos por completo lo siguiente:

  • Exponerte al sol sin la protección adecuada, especialmente entre las 10 y 15 horas.
  • Dormir sin eliminar por completo el maquillaje.
  • Consumir alimentos grasos, alimentos fritos y carne roja en exceso.
  • Consumir cigarrillos, alcohol u otras drogas.
  • Exponerte a la contaminación y los radicales libres.

¡Pero aquí no queda la cosa! ya que éstos no son los únicos consejos, porque a continuación te mostramos los imprescindibles para mantener tu cutis radiante.

Dicho esto, éstas son los mejores pasos y consejos que debes seguir en tu cuidado facial diario, pero no quita que debas contrastar cuál son exactamente las necesidades de tu piel con un profesional, ¡así podrás llevar un cuidado facial más que completo!.

LINKEDIN - IG

VIVE EN:  Santander

EDUCACIÓN: 

PROFESIONAL:
  • Redacción de artículos de belleza en Unisima.com
  • Creadora del blog de cocina delicista.es
  • Ayudante de nutrición en CIRIZA ESCALANTE ESTETICA Y NUTRICION SL
  • Experiencia

    2 Comments

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.