Escrito por

Consejos para lavar la cara

Como seguro sabréis, nuestra dermis se encuentra siempre en contacto con numerosos factores externos e internos que poco a poco le van causando estragos, como son por ejemplo la contaminación ambiental, el humo, el estrés, los rayos directos del sol, el tabaco, etc. Estos factores son los conocidos como radicales libres y es justo de lo que debemos huir.

Es tan importante luchar contra ellos y combatirlos, por el hecho de que poco a poco van estropeando el aspecto y la salud de nuestra piel y por ende, dando lugar a los temidos signos del envejecimiento de la dermis.

Uno de los pasos fundamentales de la rutina diaria del cuidado facial para evitar la presencia de los signos del envejecimiento es sin duda alguna la limpieza diaria, ya que es el proceso más completo a la hora de eliminar todo tipo de impurezas que se acumulan en el cutis.

Además lavarte la cara de forma correcta es uno de los más simples y eficientes consejos de belleza, adecuado para cualquier tipo de piel, porque sí, más allá del desconocimiento todo el mundo necesita realizar una limpieza del cutis.

El propósito de lavar la cara no es solamente acabar con los radicales libres, sino que también es destapar y disminuir los poros, disolver la suciedad y el maquillaje, eliminar el exceso de grasa y acabar con esas imperfecciones como las espinillas o los puntos negros.

Por otra parte, con la piel limpia los tratamientos posteriores, como la hidratación y protección son más eficientes, ya que penetran en la piel más fácilmente, aportando resultados mucho mejores.

Dicho esto, es el momento de comenzar a hablar sobre la limpieza en general y conocer todo lo que tiene que ver con este acto, así que ¡allá vamos!

lavar cara

12 consejos para una limpieza eficiente

  1. Lávate la cara por lo menos 2 veces al día; más que esto no es necesario. A menos que hayas expuesto tu piel a un exceso de polvo o contaminación de tierra, la limpieza dos veces al día es más que suficiente para cualquier tipo de piel.
  2. Si utilizamos agua caliente en la limpieza de la cara, es muy probable que eliminemos valiosos aceites naturales de la piel, así que no lo hagas.
  3. Lo ideal es que te laves la cara por lo menos después de despertarte y antes de ir a la cama. La hora de dormir es muy importante porque si te acuestas con la cara sucia, se pueden obstruir los poros y causar espinillas y puntos negros.
  4. Elige un limpiador que sea apropiado para tu tipo de piel. No utilices jabón común en la piel de la cara: puede dejar tu piel dura y seca, causando daños a largo plazo.
  5. La temperatura del agua debe estar fría o tibia, no muy caliente.
  6. Realiza movimientos circulares para ayudar a la circulación.
  7. Enjuaga bien; no dejes restos de los productos.
  8. Lávate las manos antes de limpiarte la cara, para evitar ensuciarla más.
  9. Si utilizas esponjas o paños, asegúrate de que estén limpios y suaves. Aún así no son necesarios para una limpieza eficaz, ya que puedes hacer el mismo trabajo sin estos productos que a veces resultan abrasivos.
  10. No frotes demasiado. Estás haciendo una limpieza diaria simple, no frotando tu rostro como si no hubiese un mañana. Esto puede causar enrojecimiento de la piel e incluso lesiones internas.
  11. Aplica el producto de limpieza con los dedos o con una esponja respetuosa, con movimientos circulares suaves. Masajea hacia arriba en la zona del rostro y el cuello. Los toques suaves son suficientes para ayudar a mejorar la circulación y aflojar la suciedad y células muertas de la superficie de tu piel.
  12. Frotar mucho la piel puede estirarla e irritarla, especialmente en la delicada zona del contorno de ojos, ¡pon atención en ellos!

La importancia de limpiar el rostro

La piel es un órgano formado por cientos y miles de poros que tienen como finalidad favorecer la regeneración de la dermis, eliminando células muertas y dando lugar a otras nuevas.

Como cualquier otro órgano de nuestro organismo, éste necesita unos cuidados que le ayuden a verse siempre radiante y saludable, entre ellos ya sabréis que la limpieza diaria se sitúa en el top, por lo que no podemos obviarla en ninguno de los casos.

Seguramente que muchos de vosotros tengáis dudas sobre como limpiar la piel o incluso cometáis algún error leve pero fundamental para los resultados, así que ¡estad muy atentos a los siguientes consejos y pautas!, ya veréis que es mucho más sencillo de lo que parece 😉 .

Eso sí, debéis ser consciente de que la constancia es fundamental para conseguir unos resultados efectivos, así que ¡no os olvidéis de lavar muy bien vuestro rostro cada día!

importancia limpieza piel

Pasos a seguir para una correcta limpieza del cutis

  1. En primer lugar, utiliza un desmaquillante, esto ayudará a eliminar la suciedad más gruesa, como el maquillaje. Si os gusta la cosmética casera, seguro que este post te interesa: Recetas naturales de desmaquillantes caseros.
  2. Comienza aplicando agua tibia en la cara y el cuello, sin masajear la piel, para que los poros se preparen para recibir los productos de limpieza.
  3. Lávate la cara con jabón facial de pH neutro o con un limpiador más específico.
  4. Utiliza un tónico facial. El tónico te ayudará a eliminar la suciedad que se encuentra en los poros, que el limpiador no puede eliminar. Otra opción sería utilizar Agua Termal.
  5. Después de limpiar la piel, enjuaga la cara con agua tibia. No te olvides de enjuagar el cuello también.
  6. Retira suavemente el exceso de agua con una toalla suave. No frotes la tela seca sobre la piel.
  7. Termina aplicando una crema hidratante, de esta manera aliviarás, calmarás y nutrirás.

También puedes incluir, una vez por semana, la limpieza con una exfoliación para eliminar las células muertas. Recuerda que este proceso no es diario y que debemos elegir aquel exfoliante más adecuado para nuestro tipo de piel, solo así conseguiremos los resultados deseados.

Método del vapor de agua para limpiar la piel, ¿es eficaz?

Seguro que lo habéis oído en muchas ocasiones, un poco de vapor de agua y la dermis queda completamente impoluta y purificada… pero a veces nos surge la duda de si realmente será un proceso efectivo en cuanto a la limpieza del rostro.

La realidad es que si que resulta efectivo pero no se puede considerar como una limpieza de forma individual, es decir, este método es genial para abrir los poros del cutis y conseguir desintoxicarlo un poco pero necesitaremos otros cosméticos que realicen la limpieza.

Por lo tanto, llevar a cabo este proceso es una opción ideal que favorecerá enormemente a nuestra dermis, pero nos hará falta algo más.

Eso sí, este método es sencillo y barato, y no requiere más de 15 minutos, así que ¡veamos como se hace y que nos ofrece!

Receta general de un baño de vapor

Lo que necesitas:

  • Un recipiente resistente al calor o una gran vasija de barro.
  • Una toalla.
  • Agua caliente.
  • Aceites esenciales y algunas hierbas.

Cómo realizarlo:

  1. Lo primero será calentar agua hasta que entre en ebullición.
  2. Acto seguido verterla en el recipiente final y añadir las gotas de aceites o las hierbas.
  3. Remover un poco para que suelte todo el jugo y los vapores.
  4. Finalmente ponemos la cara sobre el recipiente y nos cubrimos con una toalla. Esto actuará como un mini vapor que abrirá los poros de la piel.
  5. Permanecemos así por 10 minutos. Los músculos y la piel del rostro se relajan, y el vapor regula las imperfecciones.
vapor facial

Recomendaciones para mejorar el método del vapor de agua

  • Si tienes la piel grasa o un poco seca, puedes hacerte una sauna facial una vez por semana, pero si tu piel es sensible o extremadamente seca, será suficiente una vez cada 15 días.
  • Después del vapor, es mejor esperar una hora antes de tomar aire frío. Tu piel estará húmeda durante varios minutos y sometida a cambios de temperaturas.
  • Debes elegir los aceites esenciales o las hierbas en consecuencia a tu tipo de piel, para favorecer en los resultados y evitar contraindicaciones.
  • Esta técnica no se recomienda para la piel con manchas, de hecho, el vapor ayuda a la circulación de la sangre de la cara y está contraindicado también para las personas con piel rosácea, o que sufren de enrojecimiento excesivo.
  • En épocas de frío intenso, la piel se desgarra, nada mejor que un buen baño de vapor para la cara.

Aspectos a tener en cuenta según el tipo de piel

  • Acné: El vapor es muy beneficioso para la piel propensa al acné, porque abre los poros y elimina la suciedad y el exceso de grasa. Añade unas gotas de aceite de árbol de té en el agua caliente para obtener resultados más fuertes.
  • Piel seca: Para que el vapor sea adecuado para la piel seca, añade unas gotas de aceite de lavanda. Aplica una buena crema hidratante cuando la piel está todavía húmeda para mantenerla suave y tersa.
  • Piel grasa: El vapor reduce y elimina el exceso de sebo de la piel. Mediante el uso de unas gotas de zumo de limón o aceite esencial de palo de rosa al agua caliente, podrás tratar problemas desagradables de este tipo de dermis.
  • Piel sensible: Ten cuidado de no sobrecalentar la piel. Es importante que mantengas alejado el vapor de agua y limites la exposición a sólo 2-3 minutos.

Los gérmenes pueden mejorar la piel

Las bacterias, levaduras, hongos y virus colonizan la piel, hasta ahora, nuestro objetivo era erradicarlos, pero ¿y si nos pueden ayudar?, veamos que son capaces de hacer por nosotros…

Hoy en día, la comunidad científica nos anima a tener buenos microbios, ya que estos organismos invisibles son responsables de la salud y la belleza de la piel, aunque es cierto que no todos.

Conozcamos un poco más sobre estos microorganismos diferenciándolos en grupos:

Tipos de microbios

De acuerdo con nuestro microbioma, primero tenemos que aprender a distinguir entre los dos tipos que existen y que viven en nuestra dermis de forma diaria y constante.

Desde que nacemos vivimos rodeados de estos microorganismos, primero en el momento de nacer, en canal del parto de la madre y luego en contacto con la piel de los adultos que nos rodean, éstos son esenciales para nuestra piel y es por ello que no debemos caer en el error de querer eliminarlos o limpiarlos para siempre.

mujer limpieza facial

Estos se dividen en dos grupos:

  • La flora residente que prolifera de forma sostenible.

Microorganismos instalados que viven en armonía con la piel y ayudan a protegernos de ataques, infecciones e inflamaciones. A corto plazo, esta flora garantiza la buena salud de nuestra dermis, y a largo plazo, esto es beneficioso para mantener la juventud.

  • La flora transitoria, varía con el entorno.

Esta flora tiene una composición transitoria que varía con el medio ambiente y que no son capaces de adherirse a la dermis de forma fija.

La clave está en limpiar siendo respetuosos

Es esencial limpiar para eliminar las impurezas y las bacterias no deseadas o que nos causan algún tipo de daño, sin embargo no se recomienda el uso de productos a base de agente tensioactivo, ya que éstas fórmulas espumantes rompen la película que conecta los microbios buenos y nos despojan de ellos, dejando la piel completamente expuesta.

Al dejar la piel tan desprotegida, ésta queda completamente frágil y los malos gérmenes pueden aprovechar la oportunidad para colarse, consiguiendo así daños mucho más importantes e incluso enfermedades cutáneas.

Lo ideal para evitar esto es limpiar la piel suavemente y sin frotar, utilizando productos respetuosos como por ejemplo el agua termal, surfactantes sin aceites u otras sustancias que nos aseguren un buen cuidado de la dermis.

En definitiva, una piel limpia es una piel radiante

Como ya hemos visto, mantener la dermis en un estado impoluto es fundamental para que ésta pueda brillar y estar espléndida, así que ¡ten en cuenta todos los consejos, recomendaciones y pautas que hemos visto en este post y úsalas para sacar la mejor versión de ti mismo!

Partiendo de la base de que la limpieza diaria es esencial, debemos también conocer que realizar acciones extras como el baño de vapor o la exfoliación semanal, ayudarán enormemente a que el proceso sea mucho más satisfactorio, así que ¡apuntalo como trucos infalibles!

Además, ten en cuenta que tener microorganismos en la piel o mejor dicho, tener nuestra flora cutánea es completamente esencial para mantenernos sanos y radiantes, así que no te realices tratamientos muy abrasivos por tu cuenta que dejen la piel expuesta a otras bacterias que si que pueden, no solo ensuciar, sino dañar nuestro cutis.

limpiar piel

Espero que todos estos consejos os hayan ayudado a comprender la importancia que tiene cuidar de la piel y mantenerla a raya, ahora solo queda que ¡os pongáis manos a la obra con todo lo que habéis aprendido hoy aquí!

Os animo a que os toméis la limpieza facial como un proceso de relajación y auto-cuidado, es decir, que disfrutéis al máximo de cada caricia o sensación en el rostro… ¡esto también ayudará a obtener mejores resultados!

¿Qué es lo que piensas?