Escrito por

Cómo usar un champú sin sulfatos y cuándo hacerlo

Si has comenzado a utilizar alguno de los muchos champús sin sulfatos que podemos encontrar actualmente en el mercado, posiblemente hayas notado algunas diferencias con los champús convencionales. Por eso es convenientes que conozcas cómo usar un champú sin sulfatos para obtener su mayor rendimiento y que todas sus propiedades ayuden a regenerar tu cabello.

cómo usar un champú sin sulfatos

Cómo usar un champú sin sulfatos

Champú sin sulfatos

Si estás acostumbrado al uso de los champús con sulfatos, o de hecho nunca antes has utilizado un champú que no lleve sulfatos puede que te sorprenda al ver que no hace tanta espuma como la que sí hacía tu antiguo champú. Aunque ya se pueden encontrar en el mercado algunos champús sin sulfatos que sí generan bastante espuma y nos ayudan a aclarar mejor el pelo después de usar el champú, para elegir el que mejor se adapte a tus gustos tal vez debas de ver los mejores champús sin sulfatos del mercado.

Lo primero que tenemos que hacer es humedecer bien el pelo antes de aplicar el champú sin sulfato: esto facilita la aplicación y distribución del champú por el cabello. No uses demasiado champú. En algunos champús sin sulfatos que generan menos espuma tendenmos a aplicar más champú para que se produzca más espuma porque nos da la sensación de que estamos lavando mejor el pelo pero esto no es así. Lo que debes hacer es aplicar el producto masajeando sobre el cuero cabelludo y asegurarte de que el producto llega a todos los rincones de tu cabello. Una vez hayas acabado de masajear el cuero cabelludo, puedes coger un poco más de champú de modo que lo puedas extender por los mechones del cabello. Sigue haciendo lo que os hemos explicado: ves mojando cada vez con más agua para que te sea fácil extender el champú y que este pueda limpiar el pelo sin problema.

Una vez hayas aplicado y extendido todo el champú sin sulfatos por el pelo, no lo enjuagues de inmediato. Deja que actúe como sueles hacer con el acondicionador. ¿Por qué? Pues porque este tipo de champú contiene otros tensioactivos que reaccionan más suavemente pero también más lentamente y puede además que tenga algún aceite natural o alguna planta que necesitará su tiempo para actuar. Si tienes tiempo, lo ideal es que dejes que el champú actúe en el pelo al menos tres minutos. De modo que lavate primero de todo el pelo, y luego te duchas.

Cuando hayas lavado todo el cuerpo, ya puedes entonces enjuagarte. Es posible que en este paso, necesites enjuagar dos veces con el fin de no dejar resto alguno de champú sobre el pelo. Aunque si se trata de un buen champú sin sulfatos verás que no deja ningún resto.

Finalmente, puedes aplicar también un acondicionador sin sulfatos para hidratar su cabello. Pero eso sí, tendrás que aplicar el acondicionador solo en largos y puntas; Para la mayoría de los tipos de cabello, la aplicación de acondicionador en las raíces puede apelmazar el cabello e incluso hacer que las raíces se vean grasosas, justo después de lavarlas. Luego  enjuaga bien.

Cuándo usar un champú sin sulfatos

Hacer espuma con champú sin sulfatos

Ahora que ya sabes cómo usar un champú sin sulfatos, quizás dudes de si realmente va a ser bueno para ti. Evidentemente su efecto sobre el cabello es menor que el que tienen los champús con sulfatos, ya que estos acaban debilitando el cabello, haciendo que se vea apagado y reseco, de modo que un principio, cualquier champú sin sulfatos siempre será bueno, debes saber cuáles son las ventajas e inconvenientes de los champús sin sulfatos.

Si notas tu pelo frágil y encrespado

Si por ejemplo notas que tu pelo no solo está reseco como ya hemos mencionado, sino que además se ve encrespado, y frágil, quizás hayas sufrido la pérdida de aceites naturales, precisamente por el uso de los champús sin sulfatos. De este modo, si deseas poder recuperar la salud de tu cabello y que vuelva a verse con densidad y vida, un champú sin sulfatos te ayudará a corregir el problema.

Si tienes el cuero cabelludo irritado

Por otro lado, cuando notes que tu cuero cabelludo está demasiado irritado, el uso de un champú sin sulfatos te permitirá poder aliviar dicha irritación y también la picazón que es posible que estés sintiendo. Los champús sin sulfatos tienen una fórmula suave para tratar el cabello y están especialmente indicados si tienes un cuero cabelludo sensible.

Si tienes el pelo teñido

Al teñirnos el pelo, es posible que este nos quede ligeramente reseco, por lo que al aplicar un champú sin sulfatos podremos ir hidratando el cabello de modo que pueda ir recuperándose. Además, conseguiremos también que el tinte nos aguante más tiempo. 

Lo mismo podemos decir además si tenemos algún tratamiento capilar del tipo alisado brasileño, ya que la suavidad con la que el champú sin sulfatos cuida el pelo, permitirá que la queratina aguante más tiempo en el pelo y con ello, que el tratamiento dure más.

¿Qué es lo que piensas?