Escrito por

Cómo hacer que tu visita a la peluquería sea un éxito

exito peluqueriaUn mal corte de pelo es una de las experiencias de belleza más traumáticas que puedes tener. Es algo que casi todas las personas del mundo hemos sufrido alguna vez, ya sea que estés en una peluquería Barcelona o en Pekin, todos tenemos una historia de un terrible corte de pelo para compartir.

Y aunque pasado el tiempo puede hacer hasta gracia el recordarlo, la realidad es que gastar tu dinero ganado con tanto esfuerzo para obtener un corte de pelo que odias, no es lo mejor para ti ni para la peluquería.

Entonces, ¿cómo puedes asegurarte de evitar un desastre en el salón de belleza? Para aprovechar al máximo tu paso por la peluquería -y para evitar cualquier situación extraña- utiliza estos consejos para asegurarte de que tu próximo corte de pelo sea el que deseas.

Investiga primero

No todos los peluqueros son iguales. En lugar de simplemente meterte en la primera peluquería que veas, y de la que nunca has oído hablar, investigar un poco previamente puede serte de gran ayuda para evitar un corte de pelo indeseado.

Uno de los consejos más sencillos pero efectivos es buscar a personas con un tipo de pelo similar al que tienes, y pedirles los detalles de su peluquería (y del nombre del estilista). Así también podrás ver lo bien que se mantiene el corte de pelo cuando no ha sido secado profesionalmente.

Las redes sociales también pueden ayudarte. Muchas peluquerías tienen sus propios perfiles en los que comparten fotos de su trabajo, ofreciendo su particular estética o especialidad.

Elige el nivel de estilista más adecuado

Una decisión en la que mucha gente se queda atascada es qué nivel de estilista elegir: personal joven que cobra menos, o estilistas senior más costosos pero con más experiencia. En última instancia, todo depende de lo drástico que sea el cambio de look que deseas.

Si tienes un cabello rebelde que ha sido sometido a muchos abusos en el pasado -ya sea de color o de corte- y estás pensando en un gran cambio de estilo, entonces es esencial elegir a alguien con experiencia, ya que sabrá lo que es adecuado para ti y para tu tipo de cabello.

Sin embargo, para las citas más rutinarias, como las de corte de puntas y retoque de tinte, un miembro del personal subalterno debería ser más que adecuado.

Y, por supuesto, hay algunos jóvenes con mucho talento por ahí, así que si encuentras a uno que es brillante, no hay razón para no confiar en él para un cambio radical del cabello.

Que el estilista vea y toque tu cabello antes de lavarlo

Aunque la etapa de lavado puede ser la más relajante, no te apresures. Si alguien de la peluquería se ofrece a lavarte el pelo antes de que tu estilista te vea, pídele que espere.

Es importante que el estilista vea cómo luce tu cabello actualmente, cómo lo peinas ahora, y que revise los patrones de crecimiento de tu cabello antes de que comience a cortar.

No puede simplemente mirar tu cabello mojado y saber cómo te cae de forma natural, cómo lo peinas normalmente, o su forma al secarse por completo.

Si puedes, solicita una consulta previa con tu estilista antes del gran día, ya que te dará una idea general de si te gusta y de sus sugerencias para tu cabello.

Usa la jerga correcta y no tengas miedo a hablar

Unos pocos adjetivos podrían significar la diferencia entre el mejor corte de tu vida, o varios meses con un sombrero, así que sé específico sobre lo que quieres: a tu estilista no le importará si te lleva unos cuantos intentos explicar lo que realmente quieres.

Esto es especialmente útil cuando te metes en territorio peligroso como el flequillo. Utiliza palabras descriptivas para explicar lo que quieres: corte suave, recto, sin líneas duras, etc.

Asegúrate de hablar de la parte de atrás, de los lados y de la parte delantera de tu cabello. Se específico sobre tus preguntas y respuestas; por ejemplo, si te gusta tener el pelo más estratificado en un lugar y más largo en otro, díselo al estilista.

Lleva una foto

¿Te acuerdas de todas esas fotos de famosos que has mirado y pensado: ojalá yo tuviese ese pelo? Lleva algunas a tu próxima cita en el salón de belleza.

Las referencias visuales son a menudo el método más fácil para compartir el aspecto que quieres, ya que es imposible saber si el color que estás imaginando en tu cabeza es exactamente el mismo que el del peluquero.

Las fotografías son un excelente punto de partida cuando el lenguaje no es suficiente, así que es recomendable llevar imágenes que se relacionen con la textura, los colores o la forma del cabello que deseas.

Incluso las fotos de cortes de pelo o colores que no te gustan son puntos de referencia útiles para tu estilista, lo que mejora aún más su comprensión de tus gustos personales.

Se realista sobre tu tipo de cabello

Es posible que tu peinado ideal, ese que le queda tan bien a la famosa de turno, no funcione en tu cabello; y un buen estilista no tratará de hacer lo imposible, lo que podría resultar en un peinado menos sexy.

Ellos te dirán los pasos que se pueden tomar para lograr ese estilo o tal vez por qué tu tipo de cabello no funcionará para el estilo.

Cuando se trata de los tintes, algunas peticiones son imposibles. Ciertos colores no se pueden conseguir en una sola visita al salón, o en absoluto si el cabello no está en buenas condiciones. Tu peluquero pasa años aprendiendo la ciencia de esto, así que confía en ellos.

corte pelo

Habla en términos de problemas y no de soluciones

Haz una lista de los problemas que tuviste con tu último corte de pelo y también de todos los problemas de peinado que tienes con tu cabello. Elabora una lista de los problemas de color o químicos también.

Esta es una manera muy efectiva de resolver todos tus problemas de cabello al mismo tiempo, en lugar de algo como pedir más capas porque necesitas más volumen o un color más oscuro porque tu color se está desvaneciendo.

Ten cuidado cuando uses la palabra “corto”

Tu versión de corto podría ser muy diferente a la de tu peluquero. Para evitar perder demasiado tiempo, pídele a tu estilista que te muestre exactamente lo corto que va a ser el corte.

Haz cualquier pregunta que necesites para tranquilizar tu mente. Recuerda que el color y los cortes no son un tatuaje, y siempre se puede cambiar de dirección si te sientes incómodo.

Desarrollar una relación de confianza

En una época en la que las ofertas especiales y las citas de última hora son el pan de cada día, la buena y anticuada lealtad entre el peluquero y el cliente está perdiendo terreno.

Sin embargo, es sin duda la mejor manera de asegurarte de que siempre salgas contento de la peluquería. Cuando encuentres un estilista cuyo trabajo valoras, establece una relación basada en la honestidad y la confianza mutua.

Establece un presupuesto y cuánto tiempo puedes dedicarle a tu nuevo peinado, y deja que tu estilista elija un look con el nivel adecuado de mantenimiento.

Una vez que lo hayas encontrado, cualquier transformación se vuelve mucho menos aterradora, ya que puedes trabajar en conjunto para alcanzar tus objetivos.

Qué hacer si no te gusta después

A veces, es después de salir de la peluquería cuando te das cuenta de que no estás contento con tu cabello. ¿Qué hacer? En primer lugar, no te asustes, casi cualquier desastre es salvable, ya sea en cuestión de corte o de color.

Llama a la peluquería y diles que no estás contento con tu corte de pelo o color, explicando cortésmente en qué se diferencia de lo que explicaste inicialmente. Esto debe hacerse dentro de las dos semanas siguientes a la cita. En la mayoría de los casos, el salón ofrecerá una sesión gratuita para solucionar el problema.

La mayoría de las empresas prefieren que un cliente vuelva y se le enmienda el problema, antes que dejarlos insatisfechos y perderlos.

Si crees que el problema es el estilista, entonces puedes pedir a alguien diferente o con más experiencia. Tendrás que sonreír y soportar la incomodidad si está en la peluquería durante tu visita, pero es mejor que aguantar un corte de pelo que odias.

¿Qué es lo que piensas?