UP

Cómo cuidar el cabello fino y debilitado

Escrito por unisima

Contar con una melena poco poblada, realmente no debe ser un problema, ya que tener una hebra capilar más delgada puede formar parte de lo que se conoce como nuestro tipo de pelo.

Sin embargo, el problema aparece cuando notamos que esta pérdida de densidad cada día aumenta más haciendo que nuestra cabellera cada vez se vea más empobrecida.

Este afinamiento excesivo de las hebras capilares y pérdida constante de densidad se debe a diversos motivos ya sea por estrés, algunas enfermedades, envejecimiento, cambios hormonales, una alimentación poco saludable o realizar tratamientos químicos más agresivos, como las coloraciones continuadas con amoniaco o decoloraciones constantes.

En este sentido, nos gustaría que aprendieras a cuidar hoy mismo de tu cabello fino y débil, ya que siempre hay alternativas a las que podemos acogernos, siempre atendiendo a las características de nuestro cabello.

Te contamos con más detalle en las próximas líneas, pero antes, para que vayas comenzando estos cuidados queremos dejarte una serie de mascarillas que serán de gran ayuda en su reparación: mejores mascarillas capilares reparadoras.

¡La escasez de cabello y el pelo fino no es lo mismo!

Pelo fino y debilitado

Lo primero que nos gustaría desmentir es que no es lo mismo tener cabellos finos que contar con problemas de escasez.

Hablaremos de finura cuando nuestras hebras capilares presenten un grosor inferior, contando con una diferencia de hasta 2 mm. aproximadamente de una hebra capilar con un grosor “normal”.

Sí que es cierto, que debido a las cualidades particulares de este tipo de hebras son más propensas a mostrarse más vulnerables y frágiles, diferenciándose por la sensibilidad ante las roturas, la pérdida de volumen, el frizz o encrespamiento y la falta evidente de volumen.

Existen muchas causas que hacen que tu cabello se debilite, la fragilidad del cuero cabelludo se debe a muchas causas, tal y como hemos visto al inicio del texto,  estando incluso estrechamente vinculado con un estilo de vida poco saludable, una falta de higiene o una mala alimentación.

Sin embargo existe también una gran carga genética que influye en la aparición de estas afecciones, el cuero cabelludo presenta una sensibilidad genética desde el nacimiento.

El adelgazamiento capilar ocurre cuando el diámetro del cabello se reduce y la matriz interna ha perdido firmeza y elasticidad producto de falta de lípidos y aminoácidos.

Este cambio de envejecimiento prematuro del cabello por desgaste o deterioro varía en cada persona y es atribuido a desordenes nutricionales, enfermedades físicas, mentales y del cuero cabelludo.

A su vez, existen causas externas naturales que también influyen en el padecimiento de este tipo de afecciones tales como el sol, la humedad, el viento y el frío; además de otros factores como el aire acondicionado y ambientes calientes.

Todas estas agresiones que recibe nuestro cabello a diario producen diversas alteraciones estructurales que lo hacen frágil, sensible, menos resistente, quebradizo y propenso a la caída, es decir, hacen que nuestra melena se vea con un aspecto mucho más dañado.

Los 8 mejores consejos para cuidar el cabello fino

Muchas veces creemos estar cuidando nuestro cabello de la mejor manera, realizando prácticas que nos parecen convenientes o nos recomiendan que son de gran ayuda, cuando en realidad estamos cometiendo graves errores, que permiten que nuestro cabello se debilite y por consiguiente se caiga más de lo normal.

Así que nos hemos propuesto que hoy mismo tomes conciencia de estos malos hábitos o malas prácticas que sueles realizar y las cambies por estos consejos, con los que conseguirás tu objetivo: cuidarlo de la forma posible.

1. Evita lavar el cabello a diario

La higiene del cabello es muy importante, sin embargo hay quienes lo lavan diariamente para mantenerlo lo más aseado posible, esta creencia es totalmente errada, con cada lavada tu cabello se va debilitando, puesto que estas eliminando la grasa natural que este produce, contrarrestando su brillo e hidratación.

Lo ideal es dejar un día de por medio para lavarlo en el caso de que sea muy graso, sino es tu caso lávalo mínimo cada dos o tres días.

Por otro lado, además de la frecuencia con la que sueles lavar tu cabello, nos gustaría aportar algunos consejos en lo que se refiere al proceso en sí, para que puedas lavar tu pelo correctamente.

En este caso, será imprescindible extender los productos que utilicemos extremando la suavidad, lo que implica no frotar de una forma brusca, así no provocaremos roturas.

Además, también debemos masajear el cuero cabelludo utilizando las yemas de los dedos y evitando el uso de las uñas o el rascado, ya que debemos tener siempre en mente que la debilidad es uno de los puntos más acusados de este tipo de cabellos.

No utilices muchos productos al lavar el cabello

Así mismo, el uso excesivo de productos en una sola lavada, tales como champú, acondicionador, mascarilla, aceite, cera, etc. no causan ningún beneficio, lo correcto sería distribuir la aplicación de cada producto en diferentes días.

2. Utiliza siempre los productos que sean adecuados

Cuidados pelo fino y debilitado

Ya que se trata de un aspecto importante, imaginamos que estarás preguntando cuál son los productos más adecuados.

Cómo puedes intuir, las mejores opciones son las que están destinadas a controlar la sensibilidad y debilidad de estas delgadas fibras capilares, siendo necesario optar por champús o acondicionadores que sean naturales y fortificantes.

De este modo conseguirás que crezca más revitalizado y más resistente.

¡No utilices productos con siliconas!

No queremos dejar pasar por alto la importancia que contiene este último punto ya que debemos evitar si o si el uso de cosméticos que cuenten con siliconas o que contengan ingredientes sintéticos que sean derivados del petróleo.

Te aconsejamos leer previamente el INCI, el listado de los componentes con el que el producto en cuestión esté formulado.

Elimina todos los productos de tu rutina capilar que cuenten con estos componentes tan nocivos para nuestra salud y nuestro cabello.

Es preferible utilizar productos que estén formulados sin parabenos, siliconas o sulfatos, como los champús que encontrarás en este listado: los mejores champús sin sulfatos.

También funciona muy bien utilizar una mascarilla para después del lavado que ayude a nutrir profundamente el pelo. Siguiendo con la línea de no utilizar productos con sulfatos, ni siliconas ni sales, puedes probar alguna mascarilla como la crema nutritiva de Dalire que sea muy hidratante y la fórmula sea lo más natural posible.

3. No retuerzas ni frotes el cabello mojado

Una vez que hayas finalizado el proceso de lavado no debes retorcer la melena con la toalla, ya que se trata de un error muy frecuente y muy común que solemos realizar a diario.

Si lo frotamos con fuerza o lo retorcemos de este modo estaremos aumentando las posibilidades de que nuestro pelo se quiebre.

Simplemente coloca la toalla sin forzar ni apretar, para quitar la humedad y el exceso de agua.

4. Controla el cepillado

Por otra parte, cepillarlo con mucha frecuencia y rapidez también es un error muy común, lo que causa el rompimiento del cabello y debilidad capilar, basta con cepillarlo una o dos veces al día.

Además, también deberás tener en cuenta el tipo de peine o cepillo que utilices, ya que se será muy importante que no utilices ni peines que sean de plástico o que tengan las púas demasiado rígidas.

En este sentido, del mismo modo que cepillamos el cabello rizado de una forma correcta, también debemos seguir unas pautas en caso, utilizando siempre cepillos que sean muy flexibles ya que están más indicados.

5. Evita los recogidos con moños o coletas

Así mismo, las coletas o moños que estiran el cabello desde la raíz, también se convierten en un agente maltratador del pelo.

Decántate por otro tipo de recogidos que sean más amables con tu debilitada melena, como, por ejemplo, recogerlo mediante una trenza o un semi-recogido no tirante.

6. Corta las puntas cada dos meses

No cortar el cabello frecuentemente por miedo a que afecte al crecimiento saludable del cabello también es un error muy común, por el contrario, se recomienda cortar las puntas cada dos meses y así evitar igualmente que aparezcan puntas secas.

7. ¡Di no al calor excesivo!

Cuidados pelo debilitado y lacio

El calor excesivo de planchas y secadores, sin el uso de protectores térmicos también es un asesino crucial del cuero cabelludo.

Debemos evitar secar el cabello utilizando el secador a máxima potencia, ya que las altas temperaturas tanto de este tipo de herramienta, como de rizadores o planchas estropean mucho las fibras capilares.

Utiliza este tipo de herramientas de una forma puntual y siempre utilizando protectores térmicos que eviten los daños que el calor excesivo provoca.

Si utilizas una plancha en la que se pueda controlar o regular la temperatura de una forma manual, intenta que ésta no sobrepase los 180 º.

8. No decolores ni utilices tintes muy agresivos

Sabemos que este punto, para muchas y muchos puede resultar algo complicado, pero hay buenas noticias, ya que hoy en día podemos hacer uso de otro tipo de coloraciones más naturales, como es el caso de la henna o los baños de color.

En estos casos, podrás colorear tu cabello y a la vez, fortalecerlo, ¡dos en uno!. Incluso existen tratamientos que van más allá, aportando una enorme reparación profunda mediante el uso de diferentes tipos de arcillas, como es el caso de la arcilloterapia capilar.

¡Cuidar tu salud, es sinónimo de cuidar el cabello fino!

Aunque a veces se nos pase por alto, cuidar nuestro organismo por dentro es uno de los grandes pilares de nuestra rutina de belleza que seguimos a diario.

En el caso de nuestro cabello, por supuesto, esto no iba a ser menos, así que además de todos los consejos que hemos añadido anteriormente, queremos añadir otros tips que se encargan en este ocasión, de los cuidados que debemos realizar de forma interna.

Consume una cantidad abundante de agua

Para tener un cabello sano desde la raíz hasta las puntas es indispensable consumir abundante agua, por lo menos 1,5 litros al día, para evitar que se reseque el cuero cabelludo.

Evita, a toda costa, sufrir estrés

El estrés por largos periodos de tiempo produce alta tensión que causa daño a nuestro organismo y por consiguiente se refleja mucho en nuestro pelo y piel, por lo que recomendamos controlar el manejo de las preocupaciones con ejercicios y respiraciones profundas.

Realiza masajes suaves

Además de ser infalibles para activar y despertar nuestros sentidos, los masajes suaves sobre el cuero cabelludo también son altamente recomendados para mejorar la circulación sanguínea.

Y lo mejor de todo…¡también nos ayudarán a relajarnos!.

Una alimentación saludable, es fundamental

No obstante, una buena alimentación rica en vitamina A, B, C y ácido fólico ayudara al crecimiento rápido y saludable del pelo.

Consejos para cuidar el pelo fino

Ya conoces cuál son los motivos, causas y consejos para cuidar del cabello fino y debilitado, por lo que ya no tienes ninguna excusa para no hacerlo. ¡Ha llegado el momento de preocuparte por tu pelo como se merece!.